jueves. 20.06.2024

De aquellos tiempos, de los que disfrutan jugando, de dos equipos históricos que buscan consolidarse en la élite del fútbol profesional, dos gigantes de la categoría de bronce del fútbol español. En El Arcángel, el Córdoba CF se preparaba para recibir al Castellón, líder del Grupo II de Primera RFEF y con solo dos derrotas en la temporada. Se presentaba un desafío difícil para los blanquiverdes, pero no retrocedieron un ápice, siendo superiores en ambas áreas y asegurándose la victoria.

El inicio del partido fue equilibrado, con ambos equipos conscientes de la importancia de no cometer errores. Sin embargo, el Córdoba CF pronto entendió la calidad del CD Castellón, que acumuló jugadores en campo contrario, buscando asfixiar a su rival. Con una presión asfixiante, llegaron las primeras oportunidades, con Carracedo enfrentándose a Gonzalo, quien logró despejar a saque de esquina. Minutos después, el portero visitante volvió a intervenir, deteniendo un potente disparo de Diarra.

A pesar de la amenaza constante del Castellón, el Córdoba CF estaba familiarizado con la capacidad ofensiva de su oponente. Después de un choque entre Calderón y Manu Sánchez que el árbitro no detuvo, el Castellón volvió a crear peligro por el lado izquierdo, pero un gol de Jesús de Miguel fue anulado por fuera de juego. A pesar de este susto, el Córdoba CF igualó las fuerzas y mantuvo la intensidad, aunque no fue tan vertical como en la primera media hora.

La intensidad que caracterizó la primera mitad se disipó en la segunda. Ambos equipos tuvieron oportunidades, pero el nivel general bajó antes de que el árbitro pitara el final de la primera mitad. A pesar de un nuevo enfoque estratégico, el Castellón no era superior al Córdoba CF, que demostró su capacidad para competir en la categoría.

Sin embargo, la concentración inicial de la segunda mitad dejaba mucho que desear. Esto permitió que Manu Sánchez cabeceara desviado sin marca, pero el Castellón no logró capitalizar la oportunidad. La brillantez del Córdoba CF salió a relucir cuando Albarrán peinó un balón largo para que Kike Márquez anotara, aumentando la alegría de los 14,000 espectadores en El Arcángel.

Este gol revitalizó al Córdoba CF, que buscó consolidar su ventaja. Los dirigidos por Iván Ania optaron por posesiones largas y una presión asfixiante en campo contrario, obligando al Castellón a jugar en largo. La tensión en el estadio estaba palpable, con la afición cordobesa entusiasmada por el regreso del fútbol. El Córdoba CF incluso marcó un segundo gol, con Simo asegurando la victoria en el tiempo añadido.

Esta victoria, la quinta consecutiva, otorga prestigio al Córdoba CF, que aspira a más que simplemente clasificarse para los playoffs. Aunque el parón la próxima semana es decepcionante, el enfoque ahora está en el próximo enfrentamiento contra el Atlético Baleares. Aunque no está todo hecho, disfrutar así es muy gratificante.

Licencia para soñar: El Córdoba consigue una victoria de galones ante el líder