miércoles. 17.04.2024

En casos muy extremos, las bodegas incluso han llegado a perder un 80% de su producción debido a la falta de uva que han sufrido este año como consecuencia de la sequía y las altas temperaturas. Ricard Fusté, ingeniero agrónomo de las bodegas Sumarroc, explica que las altas temperaturas hacen que las hojas estén secas y que la uva se pueda llegar a quemar como ya ha pasado en muchas ocasiones. 

Con la falta de agua, la planta no se puede desarrollar normalmente, haciendo que la producción sea mucho más baja y por tanto, insuficiente. Además, la vendimia ha cogido por sorpresa a muchos viticultores ya que, ante este desarrollo anómalo, la uva madura antes pero con un jugo y sabor del mismo muy distinto. 

Los problemas que están surgiendo no solo van a ser relacionados con la recolecta de este fruto sino que, también afectará a la demanda y oferta de la misma, teniendo unas fuertes repercusiones sobre el sector, económicamente hablando. A pesar de la actual situación, muchos expertos han afirmado que se espera una calidad de la uva excelente. 

La vendimia se reduce un 40% a causa de la sequía y las altas temperaturas