jueves 22/4/21

RTVE ¿qué medios públicos queremos?

Pozuelo_de_Alarcón_-_Estudios_de_Prado_del_Rey_(RTVE)_1
Pozuelo_de_Alarcón_-_Estudios_de_Prado_del_Rey_(RTVE)_1

Durante los últimos años con la absorción de dos grandes grupos mediáticos de toda la parrilla televisiva, RTVE ha relegado su puesto como tercer grupo líder en audiencia, cotejando unos datos considerablemente inferiores con respecto a sus rivales. Un 15,4% de share frente al 28,4% de Mediaset y el 26,3% de Atresmedia.

Con estos datos, el futuro que se le presenta a RTVE es complicado. Sin embargo, tampoco es justo socialmente que se cuestione la necesidad de RTVE como Corporación pública de medios de comunicación. Al igual que cualquier otro operador público, RTVE realiza un servicio público que emana de un derecho fundamental: el derecho a recibir una información veraz, recogido en el artículo 20 de nuestra carta magna.

Cierto es que se han cometido errores, fruto de la alternancia política y el constante número de reformas a las cuales ha estado expuesta la Corporación RTVE. Con esa inestabilidad, es imposible planificar a largo plazo y responder a una gran pregunta sobre la que RTVE ha de afrontar sus mejoras: ¿qué queremos hacer? Y una vez respondida, ¿cuánto cuesta?

¿Realmente necesitamos una radio y televisión pública competente con Atresmedia y Mediaset? La radiotelevisión pública responde otras inquietudes, aquellas que permitan ejercer correctamente dicha función de servicio público respondiendo a unos valores.

Con una planificación sustentada económicamente con un margen de actuación anual, planificar se convierte en una tarea muy difícil. Debido a que los operadores no conocen cuáles serán las cuantías que recibirán no para el presente año, sino para los siguientes.

Para una televisión pública es fundamental disponer de un plan financiero a largo plazo que garantice la disponibilidad de recursos. La televisión pública debe ser independiente y no-gubernamental. No obstante, dotarla de un modelo financiero estable es responsabilidad de los partidos políticos con representación parlamentaria. Llegar a un consenso sobre el modelo de financiación de la radiotelevisión pública debería ser una prioridad. Los medios públicos son del Estado en la totalidad y no de un gobierno o de un partido en particular, y sólo deberían ser soportes de servicios públicos independientes de todo poder económico y gubernamental.

Comentarios