domingo 25/7/21

Mujeres pilotas

48854549808_2f292dff4e_b
Imagen de la carrera celebrada en Brands Hatch, última carrera de la "W Series" en 2019.

Los deportes de motor suponen uno de los eventos con más marketing del mundo del deporte. A lo largo de su historia, varias han sido las marcas objetivo de estas competiciones. Ejemplo de ello son, los años dorados de Ferrari y Ducati con el rojo Marlboro, BAR Honda y Lucky Strike, el tándem de Camel y Yamaha en MotoGP e incluso Mclaren con Johnnie Walker.

Más allá de ser un deporte altamente mercantilizado y absorbido por varios patrocinadores que nada tenían que ver con el fomento de actividades saludables, se trata de unos eventos deportivos que cuentan con un gran alto número de seguidores y que finalmente suscitan un gran interés a nivel internacional.

Sin embargo, a pesar de contar con una gran infraestructura que avala estas competiciones, es necesario destacar la poca participación femenina con la que han contado las categorías de élite tanto del automovilismo como del motociclismo: la Fórmula 1 y MotoGP.

Cierto es que sí existen ejemplos de mujeres que han participado en deportes de motor. En ambos casos, contamos tanto con los registros de Lella Lombardi, la única mujer que ha puntuado en el campeonato mundial de Fórmula 1, como con los realizados por Gina Bovaird, la única mujer que ha corrido un gran premio en la categoría reina de MotoGP.

A estos ejemplos, también es necesario destacar la posición en la que han competido estas mujeres. En cuanto al automovilismo, pocas han sido las que se han subido a un monoplaza de manera oficial, registrando únicamente la cifra de 5 pilotos oficiales mujeres a lo largo de la historia. Cierto es que se ha avanzado bastante en el presente. Sin embargo, desde 1992, salvo una única sesión realizada por Sussie Wolff en 2014 a bordo de un Williams, todas las mujeres que han logrado llegar a la Fórmula 1 lo han realizado de manera no oficial, es decir ocupando un puesto de piloto de pruebas. Del mismo modo, ocurre lo mismo en la categoría reina de MotoGP.

También se están implementando, nuevas competiciones donde las mujeres sean absolutamente protagonistas en la competición. Es el caso de la “W Series” que nacieron en 2019 con el objetivo de fomentar la participación femenina en el mundo del motor. Sin embargo, no cuenta con las mismas especificaciones con las que cuenta el campeonato de Fórmula 1, además, en 2019, únicamente se disputaron 6 pruebas. La temporada 2021 fue suspendida por la pandemia causada por la COVID-19, aunque tiene intención de reanudarse en el mes de junio ampliando su calendario de 6 a 8 carreras en el mismo campeonato.

Teniendo en cuenta los ejemplos anteriores, claro está que las figuras femeninas necesitan participar en estos campeonatos del mismo modo en el que lo hacen los hombres, tanto si es en un mismo formato como si se realiza en una competición aparte. El ideal feminista ha cruzado fronteras, y también lo ha hecho en el deporte. Aun queda mucho camino por recorrer, pero es necesario que en un futuro no muy lejano, las pilotas puedan obtener el mismo protagonismo al proclamarse campeonas mundiales de cualquier deporte de motor.

Comentarios