jueves 21/10/21

Llamada a la cooperación

De nuevo un escándalo social se vuelve ha hacer eco de todo el panorama mediático del país. En apenas 36 horas, alrededor de 8.000 personas han cruzado la frontera entre Marruecos y Ceuta, provocando así una crisis migratoria inmemorable en estos tiempos. Al parecer, todos los problemas previos al coronavirus se habían ocultado a causa de esta pandemia.

La reacción de este episodio ha sido la respuesta de adopción de una vía diplomática para poder gestionar esta crisis. Este hecho ha causado un revuelo importante dentro del Congreso, ya que los más alarmistas consideran esta actitud como la invasión marroquí en territorio español. Si atendemos rigurosamente a la historia, se observa que las invasiones las han realizado los ejércitos empleando el poder coercitivo. En este caso, 8.000 personas lo han dejado todo atrás en búsqueda de nuevas oportunidades para poder mejorar su situación. Parece que este motivo se nos olvida, habría que observar qué seríamos capaces de hacer cualquiera de nosotros trasladados a esa situación.

Sin embargo, se trata de un hecho que tristemente pasará y caerá en el olvido. De esas 8.000 personas, unas 4.000 han sido ya devueltas a Marruecos, mientras tanto, las labores de repatriación continúan. Es decir, los países en situación precaria continuarán estando sometidos a un orden global poderosamente inalcanzable. Estos poderosos continuamente mirarán hacia otro lado, afrontando el problema solo cuando este les afecte, aunque seguirán nutriéndose de los mismos cuando la mano de obra y la explotación sea necesaria. 

Comentarios