miércoles. 28.02.2024

La historia de Res es digna de protagonizar una bonita película. Este pequeño cachorro, de tan solo 3 meses, llegó a España en patera junto a su dueño, Yassin, un veinteañero marroquí que buscaba un futuro mejor y se negaba de abandonarlo, ni si quiera ante esta peligrosa y dura travesía.

Los protagonistas de esta emotiva historia viajaban junto a otras 25 personas que fueron trasladadas a un centro de migrantes en Chiclana, por lo que, tras su llegada al centro, el joven no supo más de su pequeño. Seguidamente apareció el dilema de qué hacer con el pequeño Res: los policías no sabían cómo actuar, ya que era la primera vez que algo así ocurría y no había ningún protocolo. 

Fue en ese momento cuando Fernando Galindo, el inspector de policía, decidió hacerse cargo de él y se hicieron inseparables: “Nunca había ocurrido esto: una mascota en una patera. Estuvieron 36 horas a la deriva y justo los rescataron y se hundió. Desde entonces siempre está pegado a mí”, cuenta Fernando, que además ha decidido llamar a este canino Res, de rescatado. 

Desde el momento en el que le salvó la vida a este cachorro, el inspector se enamoró de él y lo ha cuidado con desvelo. 

Yassin, el dueño del perro, se enteró por internet de que su perro seguía vivo y logró contactar con el agente por videollamada para agradecérselo  y enviarle la documentación del perro: “Me gustaría que Fernando se quedara con el perro, y saber de él de vez en cuánto, tener contacto”. 

El inspector de policía y Res han creado un vínculo muy especial por lo que continuarán cuidándose y haciéndose compañía siempre que Yassin esté de acuerdo.

Captura de pantalla (88)

Res, el perro que llegó en patera, adoptado por el Policía que le salvó