jueves. 18.08.2022

La familia de una niña de 7 años pide ayuda para encontrar el implante coclear de su hija en Madrid

Una niña ayudando a poner una mascarilla a su madre.

Fuente: Con Salud
Una niña ayudando a poner una mascarilla a su madre. Fuente: Con Salud

Sara es una niña de siete años, sorda de nacimiento. Solo con dos años ya la sometieron a su primera intervención quirúrgica, en la que le pusieron un implante coclear para poder oír. La niña utiliza unos dispositivos electrónicos parecidos a unos auriculares inalámbricos pero su uso es exclusivo y personal.

Este miércoles por la mañana la pequeña, cuyos auriculares están programados, preguntaba angustiada a su madre: "¿Cómo voy a ir al colegio sin poder escuchar?". Y es que la joven se ha quedado sin uno de sus auriculares, indispensable para poder escuchar.

El martes, sara salió a jugar a las 8 de la tarde con sus amigos al parque en Rivas Vaciamadrid, fue entonces cuando se le agoto la batería del oído derecho. Sara se lo quitó y se lo dio a su madre, Ana, como suele hacer.  Esta se lo metió al bolsillo, con la mala suerte de que se el debió caer sin darse cuenta. Su madre pide que si alguien lo encuentra se ponga en contacto con ella, “Tiene una luz roja, que por la noche se ve bien”, comenta.

Ambas se encontraban junto al colegio El Olivar de la localidad madrileña, en la que residen cuando se perdió el auricular. "Al darnos cuenta empezamos a buscarlo como locos. Hemos pedido ayuda a mis padres, a los vecinos y hemos peinado la zona varias veces, pero no lo encontramos. También he preguntado a la Policía y quiero preguntar en el Ayuntamiento y a la empresa de limpieza", explicaba disgustada la madre.

Para que sara pudiera utilizar estos implantes tuvieron que ponerle un implante interior, dentro del hueso que rodea el oído. Consta de un receptor, que envía impulsos eléctricos al nervio coclear. Al captarlos los decodifica y manda la señal al cerebro. Es como un imán, que se conecta a la parte externa, que es la que se ha perdido.

Sara tuvo que estar toda la mañana utilizando solo un auricular, lo cual resulta molesto y difícil para ella. El seguro no cubre la pérdida de estos dispositivos. "Cuestan 109.000 euros. La seguridad social te cubre el primer implante y la operación, que son unos 20.000 euros. A a partir de ahí ya es tu responsabilidad.  Cualquier deterioro, rotura, robo o pérdida ya corren por tu cuenta", explica Ana.

Ana necesita una solución urgente, ya que estos aparatos se renuevan cada siete años porque salen modelos nuevos y con mejores calidades y a Sara no le tocaría hasta dentro de dos. "Si alguien lo tiene, que sepa que ese es su único fin, no lo va a poder vender. Cada uno lleva su programación y si lo mete en una máquina van a saltar las alarmas. Si no lo encontramos, tendré que llamar a la empresa que los fabrica para ver si tienen alguno de alquiler o habrá que ver qué opciones tenemos". Pero ella no pierde la esperanza.

Pero la historia no acaba aquí, sino que tiene un final feliz. Una vecina ha contactado a medio día con Ana. Se había encontrado el implante de la pequeña  en el garaje de la comunidad. Sara podrá volver a oír con normalidad.

La familia de una niña de 7 años pide ayuda para encontrar el implante coclear de su...
Comentarios