miércoles. 22.05.2024

Mientras Beth Christensen estudia piano en el Conservatorio de la Universidad de Missouri-Kansas City, no tiene residencia en el campus, sino que se aloja en Claridge Court, una residencia de ancianos en la cercana ciudad de Prairie Village.

Christensen, que llegó allí en julio de 2023 como estudiante residente gracias a una asociación entre la residencia y el Conservatorio, dice que la experiencia ha sido especial y que muchos de los residentes son algo más que caras amables que ve mientras toca un poco de jazz o música clásica: se han convertido en verdaderos amigos.

"Es muy divertido tener una relación con el público como intérprete", dijo Christensen a la prensa universitaria. "Al principio, no hacía nada demasiado fuera de lo común: a veces traía a un vocalista o tocaba música clásica".

"A medida que me sentía más cómoda, probaba cosas nuevas y tocaba música más reciente. A veces a la gente no le gustaba y me lo hacía saber. A otros les encanta ver hacia dónde va el futuro de la música. Es divertido poder preguntar qué tipo de música quiere oír la gente e incorporarla a mi repertorio".

A cambio de su estancia en la residencia, se le anima a sumergirse en la comunidad todo lo posible, además de las actuaciones rutinarias, para las que también puede traer a otros músicos del Conservatorio.

En su tiempo libre, Christensen juega al "voleibol de silla" o hace un puzzle y habla de educación con su amiga Pat, antigua profesora.

La asociación cuenta con el apoyo de los residentes de Claridge Court Charlie y Mary Kay Horner, que participaron en el Conservatorio durante décadas, y el director de Claridge afirma que su presencia ha sido enriquecedora.

"Estamos encantados de que Beth se haya convertido en parte integrante de nuestra comunidad", afirma Mary Kay Horner. "Ser testigos de las conexiones que ha establecido con los residentes es increíblemente gratificante".

"La música es una fuerza de conexión", añade Christensen.

"Salva las divisiones que existen entre las personas. Tener la oportunidad de conectar con una comunidad que es varias generaciones mayor que yo ha sido muy especial. Estas conexiones no hacen desaparecer nuestras diferencias, pero nos ayudan a apreciarnos de verdad los unos a los otros. Ha sido una experiencia muy bonita".

Una estudiante toca el piano para una residencia de ancianos a cambio de alojamiento