domingo 26/9/21

El defensor del pueblo denuncia que “no es humanitario” detener durante 72 horas a madres y niños migrantes rescatados

Un miembro de la Cruz Roja ayuda a bajar del barco a una mujer migrante con su niño en el puerto de Arguineguín - Europa Press
Un miembro de la Cruz Roja ayuda a bajar del barco a una mujer migrante con su niño en el puerto de Arguineguín - Europa Press

Francisco Fernández Marugán, defensor del pueblo en funciones ha comparecido en el Parlamento para presentar el informe sobre la migración en Canarias y ha asegurado que “no es humanitario” mantener retenidos durante 72 horas a niños y madres migrantes rescatados del mar “en condiciones terribles”. "Esta práctica debería cesar de inmediato", ha subrayado el defensor del pueblo.

Durante su intervención en el Parlamento, Fernández Marugán ha explicado las principales conclusiones del informe tras las visitas realizadas a los centros e instalaciones donde son alejadas las personas rescatadas en Canarias.

El informe también recoge un cambio en el perfil de los migrantes que llegan de forma irregular a las islas. Durante el año 2021 se ha incrementado el número de mujeres y menores de edad y ya supone el 33% de las llegadas. Según el defensor del pueblo, esto supone “un nuevo reto” ya que hasta ahora se trataba de una “migración masculina, sin grandes problemas de salud y con un perfil netamente económico”.

Ante esta nueva tendencia, el Defensor ha asegurado que hay que prestar más atención a los colectivos más vulnerables y revisar los protocoles, aunque también ha afirmado que la Policía Nacional está realizando mejoras para adaptar de la mejor forma posible las instalaciones.

En esta misma línea se ha explicado que, durante las visitas que realizaron los técnicos para realizar el informe, se detectó que en 14 centros de las Islas Canarias se detectó a muchos menores de edad en centros destinados para personas adultas.

Por otra parte, el Defensor se ha dirigido al Ministro de Interior para que levante las restricciones a la movilidad de los migrantes y que puedan desplazarse a la península.

En los centros de acogida repartidos por las islas conviven personas de varias nacionalidades y de diferente situación administrativa. En algunos casos como los marroquíes que cuentan con pasaporte y que tienen orden de expulsión no se pueden ejecutar porque los vuelos de repatriación con Marruecos están cancelados.

Comentarios