domingo 13/6/21

Córdoba “se teñirá” durante este fin de semana de rojo para dar las gracias a los voluntarios de la Cruz Roja por su esfuerzo en la pandemia

Edificios como el Hotel Córdoba Center, la sede del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o la Delegación del Gobierno de la Junta en Córdoba, y ayuntamientos como los de Hinojosa del Duque, Montilla o Baena –además de algunos centros educativos y empresas- se sumarán a este gesto simbólico de agradecimiento a todas esas personas que han permitido a la institución humanitaria mitigar el sufrimiento de tantas personas durante estos meses de pandemia
Corazón voluntario.
Corazón voluntario.

Córdoba “se teñirá” durante este fin de semana de rojo para dar las gracias a las más de 21.000 personas que a día de hoy colaboran con Cruz Roja en la provincia.

Así, en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, edificios como el Hotel Córdoba Center, la sede del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o la Delegación del Gobierno de la Junta en Córdoba, y ayuntamientos como los de Hinojosa del Duque, Montilla o Baena –además de algunos centros educativos, empresas e incluso parroquias como la de Santa Catalina, en Pozoblanco- se iluminarán como gesto simbólico de agradecimiento a todas esas personas que han permitido a la institución humanitaria mitigar el sufrimiento de tantas personas durante estos ya 14 meses de pandemia.

Córdoba Center iluminado

Bajo el lema “De la sociedad para la sociedad”, la celebración del Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna tiene lugar durante la mayor operación de la historia de Cruz Roja Española, el Plan Cruz Roja RESPONDE frente a la COVID-19, a través del cual se ha podido apoyar ya a más de 4 millones de personas vulnerables en toda España -de las cuáles más de 32.000 viven en Córdoba-, que se han visto golpeadas de una u otra forma por la pandemia. En todo el mundo, más de 700 millones de personas han recibido ayuda y atención del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

En la provincia, Cruz Roja cuenta a día de hoy con 5.000 personas que colaboran como voluntarias y más de 16.300 (incluidas empresas) que lo hacen como socias.

“Gracias a todo este apoyo, muchas personas han encontrado aliento en su vida, esperanza y algo de compañía, porque han sido muchos los mayores que se han sentido muy solos durante esta crisis. Por eso, esta jornada ha de servir como agradecimiento para todas las personas que han hecho posible la labor de Cruz Roja en estos tiempos tan duros”, explica Cándida Ruiz, presidenta provincial de la institución humanitaria.

De esa cifra global de colaboradores (21.380), un 70 por ciento (15.102) corresponde a la capital y el resto se reparte entre las asambleas comarcales y locales que la entidad tiene distribuidas por la provincia: Puente Genil (934), Lucena (788), Valle del Guadiato (778), Pozoblanco (738), Baena (585), Palma del Río (527), Priego de Córdoba (501), Montilla (424), Hinojosa del Duque (383), Rute (322) y Villanueva de Córdoba (298).

Cruz Roja Española ha aprovechado además esta efeméride para entregar sus Medallas de Oro 2020 (pospuestas debido a la pandemia), a Adela Cortina, Azamat Baialinov (presidente de la Media Luna Roja de Kirguistán), al doctor Pedro Cavadas, a la Fundación Raíces y a la actriz Concha Velasco. Además, se ha entregado la Placa de Honor 2021, que ha recaído en el voluntariado de la Cruz Roja y la Media Luna Roja de todo el mundo y que recogió en un acto institucional en Madrid el presidente de la Federación Internacional (FICR), Francesco Rocca.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria de voluntariado del mundo. Está presente en 192 países y son más de 12 millones las personas voluntarias activas que lo forman. En España son más de 250.000 las personas voluntarias de Cruz Roja Española, de las que más de 68.000 han hecho posible el Plan Cruz Roja RESPONDE.

Las voluntarias y voluntarios están en la primera línea de respuesta, llegando a las personas y comunidades en situación de vulnerabilidad y mayor riesgo, apoyando los sistemas de salud y sociales y realizando actividades de sensibilización y comunicación. Se trata de una respuesta ‘local global’, a una escala sin precedentes, que muestra la solidaridad de la red de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que, hasta el momento, ha ayudado ya a más de 700 millones de personas en todo el mundo.

Historia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

En 1859, un hombre de negocios suizo llamado Henry Dunant quedó horrorizado ante la visión de miles de soldados heridos que yacían en el campo de batalla de Solferino, en el norte de Italia. Sin demora, instó a la población local para que acudiera y ayudara a los soldados de ambos bandos.

En 1862 publicó la obra ‘Recuerdo de Solferino’, en la que hacía dos solemnes llamamientos: en primer lugar que se formaran, ya en tiempo de paz, sociedades de socorro cuyo personal enfermero debía mantenerse preparado para intervenir en tiempo de guerra; y en segundo lugar, que los voluntarios encargados de asistir a los servicios médicos del ejército, fueran reconocidos y protegidos en virtud de un acuerdo internacional. Estas ideas no tardaron en concretarse en lo que nació con el nombre de “Comité Internacional de Socorro a los Militares Heridos”, que más tarde pasó a llamarse Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Tras una invitación del Comité Internacional, representantes de 16 países y cuatro instituciones filantrópicas se reunieron en 1863 en una Conferencia Internacional en Ginebra. Este acontecimiento impulsó la fundación de la Cruz Roja como Institución. Henry Dunant y los otros miembros del Comité querían además que se reconociera internacionalmente a la Cruz Roja y sus ideales y que se aprobara un Convenio para garantizar la protección de los servicios médicos en el campo de batalla.

Con tal finalidad, el Gobierno suizo decidió convocar una Conferencia Diplomática, que tuvo lugar en Ginebra en 1864. Participaron los representantes de 12 países y se aprobó un tratado, preparado por el Comité Internacional y titulado “Convenio de Ginebra para el mejoramiento de la suerte de los heridos en los ejércitos en campaña”. Este acuerdo fue el primer tratado de Derecho Internacional Humanitario. En esta Conferencia se aprobó además un marco jurídico que sentó algunos fines fundamentales de la Cruz Roja: acción efectiva de socorro a los heridos; los vehículos y el personal sanitario deberían ser considerados y respetados como neutrales; y además deberían ser protegidos en los conflictos bélicos.

En 1921, el Comité Internacional de la Cruz Roja adoptaría cuatro Principios: Caridad, Universalidad, Independencia e Imparcialidad. Tras la Segunda Guerra Mundial, una Conferencia Diplomática deliberó durante cuatro meses antes de aprobar los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, en los que se incluyen, por primera vez, disposiciones relativas a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra y que serían completados en 1977 con dos protocolos adicionales vigentes en la actualidad. Pero fue en 1965 cuando en la XX Conferencia Internacional de la Cruz Roja se definieron y aprobaron los siete principios fundamentales actualmente en vigor: Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Voluntariado, Unidad y Universalidad

Comentarios