jueves 29/7/21

La cantante cordobesa Vega, tras padecer coronavirus: "la falta de sentido común de la comunidad ayuda a la expansión"

La cantante cordobesa y  ex-concursante de la segunda edición de Operación Triunfo dio su opinión mediante un post de Instagram mientras pasa por las secuelas de haber pasado el Covid-19
La cantante y ex-concursante de OT2, Vega
La cantante y ex-concursante de OT2, Vega

En muchas ocasiones, los famosos pueden parecer distintos al resto de personas del día a día, rodeados en ocasiones de sus lujos, éxitos y el ambiente propio de alguien que convive con la fama, pero a estos también les afectan los tiempos oscuros que vivimos de pandemia. Esto se puede ver ya sea a nivel laboral como a nivel sanitario o personal. Una de las últimas personas en sincerarse de cómo está viviendo el Covid-19 y las dolencias de las secuelas de este ha sido la cantante cordobesa, Vega.

La ex-concursante del concurso Operación Triunfo en su segunda edición ha compartido mediante un post en la red social de Instagram una reflexión sobre sus dolencias y secuelas físicas que le están dejando la enfermedad, como la falta de aire al respirar, las migrañas y, sobre todo, la caída del pelo. “Hace un mes me diagnosticaron una alopecia, secuela de covid. La estoy tratando a ver si hay suerte. Mi espalda esta dolorida, todos los días, a partir de la media tarde me cuesta aguantar el tipo, a veces falta el aire y las migrañas se suceden danzando despreocupadas. Ellas nunca se confinaron. De ahí la vanidad de una foto con pelo mientras dure”, ha señalado mediante la publicación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Vega (@vegaoficial)

La autora de temas como Mejor mañana o La reina pez ha dejado claro que no teme a esta secuela en concreto, pues ya ella misma se rapó la cabeza en el año 2012. “Sea como fuere mi cabeza seguirá igual de redonda, igual de terca, igual de obstinada, igual de tierna, igual de fría, igual de llena que a fin de cuentas es lo que más me importa”.

A nivel personal, la cantante ha realizado una reflexión sobre como le está afectando el encierro voluntario durante la pandemia que vivimos a su estado de ánimo, humor como a su percepción del mundo exterior. “Hay días que me hablo sola y me repito ‘no seas la cascarrabias que gruñe por todo’, ‘la gente tiene que vivir para no morir en vida’, ‘¿a caso tu misma estás bien en tu encierro absoluto 100% voluntario?’ No no estoy bien. A diario paso por un parque infantil cerrado al paso con cintas de Policía, donde muchos adolescentes se sientan a charlar en la valla que lo franquea la mascarilla colgando de una oreja. Sus batallitas”, señaló apuntando, de manera clara, a los jóvenes que han sido los principales señalados durante esta segunda ola de la pandemia.

“Los miro y me digo ‘tú con su edad...’. Y la verdad es que no. Yo con su edad estoy segura de que he hecho más el animal que todos ellos juntos. Pero yo con su edad tenía una cosa tremendamente clara. Lo prioritario. El respeto por los demás, la empatía y que lo mas preciado que uno tiene es su familia, sus vidas, su vida”, recalcó.

Además de esto, la ex-concursante de OT2 hizo otra reflexión acerca de la insolidaridad y falta de empatía de este grupo de personas que tiene fuertes consecuencias tanto en la salud de los demás como con la economía mundial. “Esa actitud le quita la vida a los más vulnerables (y a los que no nos deja secuelas jodidísimas), y vuelve totalmente vulnerables a los que quedan con vida”, ha señalado. “Y cometo el error de poner el telediario y ver todos los dramas que suceden. El peor de todos: ver que los idiotas, los imprudentes, los egoístas, los despiadados... CRECEN se hacen ADULTOS y siguen siendo igual de idiotas”, añadió indignada.

Para la cantante las decisiones y medidas tomadas por el gobierno, sumadas a las malas actitudes de los ciudadanos en general han tenido gran parte de la culpa respecto a la segunda ola de contagios. “Hemos llegado a este punto por que la tasa de idiotez en cada país indica que la estulticia es el único recurso inagotable del planeta. No hay sentido de la comunidad, ni ganas de que lo haya. Una sociedad fragmentada es individualista, carente de todo, y solo atiende al interés propio, que son tantos como individuos haya, y por tanto imposibles de conciliar en una comunidad”.

“Y esto no es una secuela de Covid, es una secuela de años y años perdiendo el tiempo en fragmentarnos y pensar que sólo nosotros y los que piensan como nosotros ostentan la verdad y la razón”. Además lanzó un mensaje a los medios de comunicación que han hecho eco de sus declaraciones mediante el post aclarando que "sus secuelas no son lo más importante que recalcar respecto a sus declaraciones, sino la falta de sentido común de la comunidad y de su contribución con la expansión del virus".

Comentarios