lunes. 26.02.2024

Unas pruebas realizadas in vitro en un laboratorio, han mostrado que algunos compuestos del expreso pueden inhibir la acumulación de la proteína tau en las neuronas. La formación de ovillos neurofibrilares de dicho componente, está relacionado con la aparición de la enfermedad. 

Aunque sigue sin estar claro qué procesos o sustancias intervienen a la hora de la aparición del Alzheimer, se ha demostrado que esta proteína juega un papel importante en su detección. En una persona sana, esta sustancia ayuda a estabilizar las estructuras del cerebro mientras que en personas enfermas, la aparición de los ovillos supone la perdida del equilibrio en el esqueleto de la neurona, consiguiendo ralentizar el pensamiento y las habilidades de la memoria. 

Por ello, algunos de los investigadores creen que si se logra prever la acumulación de tau, se podría controlar de alguna manera el Alzheimer. Mariapina D'Onofrio, autora principal del estudio, junto con otros investigadores de la Universidad de Verona, demostraron que cuando una persona bebía este tipo de café o un café fuerte, no se daba esta acumulación. 

Los investigadores han realizado varios experimentos cogiendo algunas gotas del expreso para caracterizar su composición química mediante espectroscopia de resonancia magnética nuclear. Finalmente, eligieron la cafeína y la trigonelina, ambos alcaloides, junto con el flavonoide la "gesniteína" y la "teobromina". Estas moléculas se incubaron junto con el expreso y una reducida cantidad de tau durante 40 horas. El resultado mostró que según se aumentaba la dosis de cafeína, la acumulación de la proteína era más baja. Además, también llegaron a la conclusión de que tanto la cafeína como el extracto de expreso podían ser unidos a los ovillos de tau preformados. 
 

Un café expreso al día podría reducir el avance del Alzheimer