sábado. 22.06.2024
La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha presentado una nueva edición de su Libro Blanco, que realiza una panorámica de los servicios de Farmacia en España. Una imagen que, sin embargo, puede haberse quedado anticuada en poco tiempo dadas las excepcionales circunstancias actuales.

La crisis del coronavirus obligará a los farmacéuticos de hospital a replantear su relación con el paciente externo, un área que cada vez ocupa una mayor parte de su trabajo. Y, en este sentido, “la telefarmacia no es suficiente, tenemos que dar un paso más avanzado, bidireccional, y que el paciente comience a tomar protagonismo”, ha señalado Olga Delgado, presidenta de la SEFH.

Los datos del Libro Blanco (que estará disponible la semana que viene) arrojan que solo el 15,1 de los servicios de Farmacia Hospitalaria disponían de atención telemática. Claro, son datos de 2019, por lo que la situación ha evolucionado mucho en estos meses.

No obstante, para Delgado no es suficiente. “Lo que hemos vivido este año no tiene vuelta atrás”, señala, apuntando a una modificación legislativa de la dispensación que hará que “tengamos que ser muy serios con el seguimiento farmacoterapéutico del paciente de forma no presencial”.

“No basta con la telefarmacia, corremos el riesgo de que no veamos al paciente y que éste no sepa ni que existimos”, advierte la presidenta de la SEFH.


Solo un 15% de los servicios de Farmacia tiene guardias las 24 horas

Otros de los cambios que ha provocado la crisis del coronavirus ha sido la forma de trabajar en los servicios de Farmacia. Los datos del Libro Blanco ofrecen que, en 2019, solo el 9 por ciento de los servicios trabajaba las 24 horas del día, los 365 días del año. Este porcentaje se eleva por encima del 30 por ciento en los hospitales grandes. Sin embargo, más de la mitad de los servicios no realiza guardias.

Montserrat Pérez, exsecretaria de la sociedad farmacéutica (lo ha sido durante la elaboración del último Libro Blanco y el anterior), indica que la cobertura horaria es similar a la existente hace un lustro, exceptuando el incremento progresivo del horario “en la atención a pacientes externos”. Esta situación ha variado en los últimos meses, con los servicios de Farmacia adaptándose a unas circunstancias excepcionales pero que marcarán el ritmo del futuro.


Mayor presencia del farmacéutico en las urgencias hospitalarias

Más allá de los datos que se pueden quedar anticuados tras la crisis del coronavirus, el Libro Blanco ofrece una perspectiva de la evolución de la Farmacia Hospitalaria en los últimos años. Por ejemplo, su presencia en equipos clínicos, donde la atención al paciente de urgencias se ha incrementado nada menos que 10 puntos porcentuales desde el último lustro.
Oncología, Geriatría y Urgencias son los ámbitos con mayor presencia del farmacéutico, que se va incorporando en otros como los cuidados críticos, los trasplantes, Neumología o Aparato Digestivo.


Un millón de pacientes externos atendidos

En cada Servicio de Farmacia hay una media de 4,2 farmacéuticos especialistas (6,1 en los hospitales públicos), que suelen tener entre 40 y 50 años. La cifra es similar al número de técnicos de Farmacia, que casi han doblado su número respecto a hace cinco años, mientras que el de técnicos y auxiliares de Enfermería se ha reducido.

El 66 por ciento de los trabajadores de un Servicio de Farmacia es personal no farmacéutico. El 22 por ciento, farmacéuticos adjuntos, el 7 por ciento, residentes de Farmacia, y el 5 por ciento, titulados superiores. Hay 22 personas de media en un Servicio, superando los 100 en los hospitales de gran tamaño.

La atención a pacientes externos también ha crecido. Si hace cinco años se atendieron a unos 700.000, ahora roza el millón de pacientes. En hospitales de día ha aumentado la cifra, con más de 400.000 pacientes atendidos en 2018.

Farmacéuticos reconocen que "la telefarmacia no es suficiente" y hay "que avanzar"