sábado. 25.05.2024

El índice de supervivencia a muerte súbita en España está en torno al 8 por ciento, mientras que, en países cercanos, como Francia, estas cifras se doblan, según se ha puesto de manifiesto durante el IV Simposio 'Muerte Súbita López Farré', que ha tenido lugar este martes en la sede del Comité Olímpico Español.

Según el director general de Caryosa, Óscar Saorín, la razón por la cual el índice de supervivencia es más alto en estos países es porque disponen de sistemas de desfibrilación "tanto en el interior como en el exterior de muchísimos lugares". "El desfibrilador no sustituye a la ambulancia, pero permite salvar a la persona", ha dicho. Por eso, ha hecho hincapié en la formación en este sentido para "perder el miedo" a estos dispositivos.

Así, el doctor Pedro Villarroel, jefe de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos, ha recalcado que, "en la cadena vital de la muerte súbita, el primer eslabón es el masaje cardiaco elemental". Por ello, también ha destacado la importancia de la educación en este sentido, para intervenir antes de la llegada del "segundo eslabón", es decir, "la asistencia sanitaria".

En caso de hacer deporte, las personas que mejor pronóstico tienen a la hora de ser reanimados son los jóvenes, según el jefe del Departamento de Formación e Investigación del SAMUR, Ervigio Corral, aunque, aun así, "hay muchos de ellos que fallecen". "En caso de notar problemas mientras se hace deporte, hay que parar hasta que se haga una revisión", ha recomendado.

"El deporte exigente precisa de unos cuidados previos. Madrid cada vez está mas preparada para defenderse porque cada vez son más las personas que conocen las maniobras de reanimación", ha apostillado. "Con eso, le conseguimos salvar el cerebro. Lo importante es salvar el cerebro, y para ello tenemos que dar masaje un cardiaco antes de que lleguemos nosotros, ha señalado, para pedir que "debería estar en el currículo de todos los colegios".

Por su parte, el doctor Pedro Pérez Segura, jefe de Oncología del Hospital Clínico San Carlos, ha apuntado que los jóvenes están "en el momento clave de sus vidas para cuidarse", porque "es la edad donde los hábitos que se tomen serán difíciles de cambiar". Por ello, ha llamado a "aprovechar para llevar unos hábitos de vida saludables", ya que "está demostrado" que el ejercicio reduce el riesgo de enfermedades como el cáncer, ya que lo previene y, en caso de tenerlo, ayuda a que se tolere mejor el tratamiento.

Por otro lado, el Jefe de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal, José Luis Zamorano, ha señalado que la muerte súbita "no es exclusiva del sujeto que hace deporte de alta competición", sino que le puede pasar a "todo el mundo". "Tenemos que preocuparnos de ella y tenemos que hacer los entrenamientos adecuados", ha destacado. En este punto, ha rememorado que "el corazón es una máquina perfecta que late 100 veces al día y expulsa 7.000 litros de sangre".

En cuanto al género, el cardiólogo Luis Azcona ha señalado que, teniendo en cuenta que hay más deportistas varones que mujeres, la muerte súbita es más común en ellos. Sin embargo, ha reconocido que, si tanto hombres como mujeres hicieran deporte por igual, "no sabría responder".

Finalmente, los expertos han llamado a hacer deporte "de manera progresiva", teniendo cuidado con sobrepasar los límites, y en un entorno seguro, además de insistir en la realización de revisiones médicas.

La tasa de supervivencia a muerte súbita en España se sitúa en un 8%