viernes. 19.04.2024

El sueño de calidad suele ser "el gran olvidado a pesar de ser uno de los ejes fundamentales de la buena salud y de la calidad de vida", por lo que "nunca debemos resignarnos a aceptar que dormir mal puede ser normal, ya que existen muchas maneras y herramientas para recuperar un descanso reparador de la mano de especialistas", según ha afirmado la doctora Carmen Gutiérrez, coordinadora de la Unidad del Sueño del Hospital Quirónsalud Córdoba.

La doctora Carmen Gutiérrez, especialista también del servicio de Neurofisiología del centro y acreditada por la European Sleep Research Society (ESRS) como especialista en medicina del sueño, ha explicado que los trastornos de sueño son muy frecuentes y diversos, pudiendo afectar a personas de todas las edades y, en líneas generales, disminuyen de manera significativa la calidad de vida de quienes los padecen. 

Dormimos por un proceso homeostático, que es la necesidad de sueño que tenemos, y por un proceso circadiano, que regula el ciclo vigilia-sueño y es lo que determina que estemos despiertos durante el día y dormidos por la noche. Si ambos procesos estuvieran sincronizados no habría tantas alteraciones de sueño, pero existen numerosos factores tanto internos como externos que nos alteran el proceso. En cuanto a los factores internos, hay que tener en cuenta la edad (no duermen igual los bebés, ni los adolescentes que las personas mayores), los hombres y mujeres duermen de distinta manera, influyendo mucho las alteraciones hormonales. En caso de padecer enfermedad que curse dolor, también influye en el sueño.

Respecto a los factores externos, el más determinante es la luz, las luces de las pantallas hacen que se inhiba la liberación de melatonina, y dificultan la conciliación del sueño; también si se toma algún fármaco que pueda alterarlo, o si se ha realizado un viaje de larga distancia se puede alterar el ciclo vigilia-sueño, entre otros factores.

La doctora Gutiérrez ha recordado que, aunque lo recomendable es dormir en edad adulta entre 7 y 8 horas, hay personas que necesitan menos horas de sueño, (dormidores cortos), y personas que precisan más de 8 horas de sueño, (dormidores largos), y ambos están también dentro de la normalidad. "Es más importante la calidad del sueño que las horas que durmamos y lo más importante es cómo estemos y nos sintamos al día siguiente", ha afirmado.

Un buen hábito de sueño se cultiva con perseverancia y constancia, por lo que hay que tener claro qué favorece el sueño y qué lo dificulta. Evitar bebidas estimulantes, abandonar el consumo de tabaco y no practicar ejercicio físico al final del día, ya que nos activa, son algunos consejos básicos. Y, por otra parte, es recomendable mantener buenas condiciones de temperatura y comodidad en el dormitorio. Pero hay dos cuestiones a las que no se suele dar relevancia y son fundamentales, una es la hora de despertar, debe ser siempre más o menos similar, y la segunda cuestión es evitar compensar una noche mala de sueño durmiendo durante el día, puesto que esto cronifica el problema.

El Hospital Quirónsalud Córdoba cuenta con una Unidad del Sueño multidisciplinar única en Córdoba compuesta por especialistas de siete servicios, en concreto de los servicios deNeurofisiología, Neumología, Otorrinolaringología, Psiquiatría, Psicología, Nutrición, y Cirugía Oral y Maxilofacial, que trabajan de manera conjunta para ofrecer una atención integral al paciente.

El sueño "es el gran olvidado a pesar de ser eje fundamental de la buena salud y la...