sábado 30.05.2020

Sanidad confirma que "los primeros 9.000 test rápidos" de coronavirus son imprecisos y han sido devueltos a China

Sanidad confirma que "los primeros 9.000 test rápidos" de coronavirus son imprecisos y han sido devueltos a China

El Ministerio de Sanidad ha confirmado que "los primeros 9.000 test rápidos de coronavirus" encargados en China son imprecisos y han sido devueltos, pero ha recalcado que este problema afecta a un único fabricante y "España ha conseguido varios proveedores" de estas pruebas diagnósticas. Además, ha destacado que la partida devuelta "contaba con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario", y que la operación se realizó a través de un distribuidor español.

"Nos hemos movido intensamente para localizar todos los test rápidos que permitan descargar presión a los laboratorios que están realizando las pruebas PCR",  ha asegurado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, aclarando que se trata de la primera partida de la empresa que más rápido pudo abastecer a España de estos test.

Simón ha explicado que "España ha conseguido varios proveedores y vías de abastecimiento", y que el primer proveedor realizó "un envío de 9.000 test que se validaron en el Centro Nacional de Epidemiología y en algún hospital", pero que "las especificaciones de estos lotes no se correspondían a los certificados de calidad, lo que ha obligado a devolverlos".

Sanidad ha querido destacar que esta partida devuelta de test defectuosos "contaba con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario". Además, ha especificado que el Gobierno de España no adquirió estos test directamente a China, sino que lo hizo por medio de un proveedor nacional "de confianza".

Illa ha defendido que "no había ninguna alerta sobre esta empresa en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ni en ninguna agencia europea" y ha recordado que el Ministerio lo primero que hizo fue realizar pruebas sobre los test. Lo ha hecho en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, donde ha acudido a ofrecer explicaciones sobre su gestión en la crisis del COVID-19. Allí, la oposición le ha reprochado la "falta de previsión" y el error en la compra de estos test defectuosos.

Según ha añadido Illa, esta operación de la compra "se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España".

El Ministerio de Sanidad responde así a la Embajada de China en España, que ha asegurado que el Gobierno compró test rápidos de COVID-19 a una empresa sin licencia: Shenzhen Bioeasy Biotechnology.

Por medio de su cuenta oficial de Twitter, ha dicho que "la compra de materiales sanitarios anunciada por el Ministerio de Sanidad español está en curso y los materiales no han salido de China aún. El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida".

"Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos", ha especificado.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha justificado la rapidez con la que se están tomando las decisiones a la hora de abastecerse de material sanitario para hacer frente a la pandemia en el hecho de que el mercado "está desbordado" y se han visto obligados a acudir "a comprar en este mercado loco".

Asimismo, ha asegurado que el Gobierno español ha conseguido cerrar contratos de suministro por importe de 500 millones de euros. Sin embargo, ha destacado que "el transporte del material no es logísticamente fácil y hay retrasos, como están viendo las comunidades autónomas", y ha adelantado que está prevista "para este fin de semana una entrega importante de material".

Tal y como ha asegurado Fernando Simón en su comparecencia diaria después de la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus, los test rápidos adquiridos en China son antigénicos (buscan el virus) y serológicos (buscan una fase más adelantada infección o haber pasado infección en el pasado), lo que permitirá hacerse una idea de los casos reales que han padecido la enfermedad y también información de la posible inmunidad que se ha generado en la población y el riesgo al que se puede exponer en el futuro.

"Los test rápidos van a facilitarnos mucho la vida", ha dicho, ya que permitirán identificar casos más leves y a descargar la presión de los laboratorios, que realizan entre 15.000 y 20.000 test PCR al día

El Ministerio de Sanidad ha confirmado este jueves un total de 56.188 casos positivos de coronavirus, tras 8.578 nuevos infectados en las últimas 24 horas, lo que supone un aumento del 18%, y 4.089 fallecidos, un 19% más, tras sumar 655 muertos.

Según ha informado el departamento que dirige Salvador Illa, hay además 3.679 pacientes en la UCI (523 en las últimas 24 horas), un 16,2% más, y son 7.015 las personas que ya se han recuperado del COVID-19 (1.648), con un aumento del 30,7%.

Con respecto a estos datos, Fernando Simón, ha destacado que el número de personas que superan el coronavirus es cada día mayor y es muy superior al de fallecidos, lo que hace albergar "cierta esperanza" de que el "ansiado pico" está cerca.

Los nuevos casos "siguen creciendo obviamente, pero va raletizándose el incremento". Mientras, el aumento de la cifra de fallecidos es hoy menor que ayer (655 frente a 738). "No sabemos si va a ser una tendencia, pero son datos que hasta cierto punto nos da cierta esperanza", ha valorado el epidemiólogo.

Según avanza la semana, desde el Ministerio de Sanidad aseguran que estamos muy cerca del pico epidémico o incluso "yendo ya hacia abajo". El ministro Salvador Illa ha vuelto a incidir en este aspecto este jueves en el Congreso de los Diputados. Ha dicho que España podría estar aproximándose al "pico de la curva" de contagios por COVID-19, lo que supondría iniciar una fase de estabilización de la pandemia.

Sin embargo, ha advertido de que será en los primeros días de abril cuando las UCI puedan llegar a su "máximo nivel", ya que las estimaciones revelan que los casos hospitalizados y los ingresados en las unidades de cuidados intensivos "llegarán a su máximo unos días después de que descienda la curva epidémica".

No obstante, Illa ha considerado que esta saturación ocurrirá de forma escalonada en las diferentes comunidades autónomas, ya que la evolución del virus es distinta en cada una de ellas.

Comentarios