domingo 26/9/21

La efectividad de la realización de test masivos divide al panorama científico y sanitario

Personas en Torrejón de Ardoz tras extraerse sangre. Ida
Personas en Torrejón de Ardoz tras extraerse sangre. TWITTER

Los 130.000 vecinos de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz pueden someterse voluntariamente a una prueba del coronavirus de manera gratuita desde el pasado viernes. Se trata de un estudio epidemiológico impulsado por el ayuntamiento gobernado por Ignacio Vázquez (PP) que permitirá saber quiénes están pasando o han pasado la enfermedad.

La iniciativa no ha estado exenta de polémica y ha provocado las advertencias del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, por su cuestionable eficacia y suponer un gasto innecesario de recursos. 

"Si alguna comunidad quiere tener datos más detallados por municipio u otra división territorial, no me parece mal que lo hagan, pero no tiene sentido que testen a toda la población. Que no malgasten recursos innecesarios si el objetivo es conocer lo que ha pasado", ha asegura la cara más visible del Gobierno en esta pandemia, quien ha precisado que "tenemos herramientas estadísticas que nos permiten hacer muestras". 

Los argumentos del Consistorio de Torrejón, uno de los epicentros de la pandemia del coronavirus en la Comunidad de Madrid con más de 1.000 contagiados confirmados, se basan en que estos test rápidos permitirán detectar el virus en los vecinos, rastrear a sus contactos y ponerlos en cuarentena si es necesario. 

Para ello, se usan test rápidos de sangre que miden dos anticuerpos: los IgM (señalan si la enfermedad está activa con unos días de retraso tras haberla contraído) y los IgG (indican si la enfermedad ya ha pasado). A las personas que dan positivo se les realiza una segunda prueba más fiable (PCR) para descartar falsos positivos. Los positivos confirmados se encarga de gestionarlos la Consejería de Sanidad. 

Más de 55.000 vecinos han participado ya en el estudio, que, por ahora, ha mostrado resultados sorprendentes porque muestran un 20% seroprevalencia, es decir, que uno de cada cinco vecinos ha pasado la enfermedad, casi el doble de lo que anunciaban para Madrid (11,3%) los informes del Gobierno.

"Esto no tiene valor estadístico ni científico, ya que son voluntarios (la muestra no se elige al azar) y no siguen un protocolo estandarizado que permita comparar zonas y agrupar datos.", opina Javier Yanes, periodista científico y doctor en Bioquímica y Biología Molecular.

Yanes explica que muchos test del SARS-CoV-2 aún no son lo suficientemente fiables. "Pero incluso en el caso de los más fiables, aún no se conoce con detalle cómo es la inmunidad al virus. Una persona que tiene anticuerpos contra el coronavirus no es necesariamente inmune. Aún peor, es bastante posible que esa persona esté parcialmente inmunizada, de modo que pueda contraer de nuevo el virus sin enfermar, pero con la capacidad de contagiar a otros", argumenta. 

"Esto ocurre con los coronavirus del resfriado, y se está viendo que es posible que ocurra con las vacunas en desarrollo. E incluso si una persona con anticuerpos estuviera totalmente inmunizada, aún no se sabe por cuánto tiempo", añade. Y concluye: "Cualquier idea del tipo 'pasaportes de inmunidad' es una muy mala idea, porque sería solo un papel sin ningún valor". 

Otros expertos en la materia no comparten la opinión de Yanes, ya que consideren fundamental la realización de test masivos para disponer de una fotografía más precisa sobre la inmunidad de la población.

"En la fase que estamos, hacer test es esencial. Lo vimos en el primer brote: los países que hicieron más test para detectar rápidamente los casos son los que mejor controlaron la subida de la curva de contagios", indica Salvador Macip, doctor en Genética Molecular y Fisiología Humana y actualmente médico investigador de la Universidad de Leicester y de la UOC.

"La pandemia aún no ha terminado y los rebrotes ahora van a ser frecuentes, porque hemos aumentado las situaciones de riesgo mientras el virus aún circula y alrededor del 95% de la población aún no tienen defensas. ya lo estamos empezando a ver", sostiene autor del libro Las grandes epidemias modernas (Destino),

Macip reitera que "la clave es poder hacer test de PCR masivos para detectar cuando aparezcan estos rebrotes" y controlarlos mientras son aún focos pequeños: "Solo así evitaremos que haya una segunda oleada o que sea tan alta como la primera". 

Comentarios