sábado. 22.06.2024

Un experimento dirigido por el Dr. Harold Katcher, uno de los descubridores del primer gen del cáncer de mama, está dando a la humanidad la esperanza de hacer realidad el sueño de deshacer el envejecimiento. Mientras trabajaba en Yuvan Research Inc. descubrió qué parte de la sangre de los animales jóvenes controla la edad del organismo, y lo probó en ocho ratas hembra Sprague Dawley. "Sima" es la última superviviente, pero la edad que ha alcanzado permite vislumbrar un camino para el rejuvenecimiento humano. "El envejecimiento celular es un proceso no autónomo: no depende de la historia de la célula, sino de su entorno", afirma el Dr. Katcher, Director Científico de Yuvan, una empresa emergente con sede en California que trabaja en tratamientos de rejuvenecimiento.

Este experimento es la continuación de otro experimento que demostró que la terapia de Yuvan causaba un rejuvenecimiento del 54% en ratas macho, según un análisis del reloj epigenético realizado por el entonces profesor de la UCLA, el Dr. Steve Horvath. Posteriormente, una organización belga sin ánimo de lucro, HEALES, decidió financiar dos estudios sobre la esperanza de vida, uno con el tratamiento de Yuvan, denominado "E5", y otro, dirigido por el Dr. Rodolfo Goya, profesor de la Universidad de La Plata (Argentina), con plasma de ratas jóvenes. El experimento del Dr. Goya logró una prolongación moderada de la vida. El experimento de Yuvan sigue en marcha, ya que Sima sigue viva a los 47 meses de edad.

Además, Sima y las demás ratas tratadas mostraron una fuerza de agarre 2,8 veces superior a la de los controles. Según el Dr. Goya, "la fuerza muscular indica una prolongación de la esperanza de vida". Sima es una Rattus norvegicus, una especie con una esperanza de vida máxima registrada de 45,5 meses. Su esperanza de vida media es de 24-36 meses. El tratamiento de Yuvan empezó cuando las ratas ya tenían 24 meses y aun así superó la esperanza de vida máxima de la especie con un grupo tratado de sólo 8 ratas.

El proceso de producción de E5 está pendiente de patente, y la historia de su descubrimiento se recoge en el libro del Dr. Katcher, The Illusion of Knowledge. Yuvan está planeando ensayos en otras especies antes de probarlo en humanos - en términos humanos, Sima ya tiene 126 años, considerando 122,5 años como el máximo de vida humana. "Sima" significa "límite/frontera" en sánscrito, y al superar el límite de vida de su especie, nos recuerda que la historia humana es una historia de superación de límites.

La rata de laboratorio más vieja del mundo: el camino del rejuvenecimiento