jueves. 29.09.2022

Racionalizar el uso de psicofármacos tiene beneficios en el estado físico de los mayores

El control del uso de benzodiacepinas y los antipsicóticos es la que más beneficios positivos aportó a los residentes. España es el país de Europa occidental con mayor tasa de uso de psicotrópicos en personas mayores
Medicación de una persona mayor
Medicación de una persona mayor

El uso racional y controlado de los psicofármacos mejora la socialización y el estado físico de los mayores. Así lo indica el estudio "Comparativa de tres métodos de reducción de psicotrópicos en mayores sin demencia", realizado por el Dartmouth Institute for Health Policy and Clinical Practice, de la Universidad de Dartmouth, y Sanitas Mayores entre residentes sin demencia con edades comprendidas entre 70 y 99 años. La investigación se llevó a cabo en toda la red de residencias de Sanitas Mayores en España durante cinco meses durante 2018.

Asimismo, el estudio mostró que el control del uso de benzodiacepinas y los antipsicóticos es la que más beneficios positivos ha aportado a los residentes. Este dato tiene especial importancia ya que estos medicamentos son precisamente los más utilizados en España con fines restrictivos en pacientes con demencia, generalmente para evitar conductas desafiantes.

Esta iniciativa también confirmó una reducción en el registro de caídas y menor número de lesiones graves asociadas. Además, es importante destacar que se reducen los efectos secundarios asociados al consumo de psicotrópicos, como somnolencia o efectos cardiovasculares, así como los posibles efectos nocivos cuando se combinan con otros medicamentos, que puede provocar una potenciación, reacciones cruzadas o sobremedicación.

La investigación se realizó a través de un ensayo aleatorio controlado, implementando tres tipos diferentes de intervenciones: reuniones de coordinación, criterios stopp-start y ayudas a la decisión clínica. Los resultados de todas fueron positivos, pero a diferencia del ensayo realizado en personas con demencia la intervención menos efectiva fue la aplicación de los criterios stopp-start. Estos criterios constituyen una de las mejores herramientas para la identificación de prescripción inapropiada en personas mayores.

De este modo, quedó probado que un uso racionalizado de este tipo de medicamentos beneficia a la salud de las personas mayores, con y sin demencia, y permite a los profesionales sanitarios trabajar con mucha más seguridad en la práctica médica habitual. “Esto se debe a que las personas sin deterioro cognitivo responden mejor a las intervenciones que requieren compromiso activo y, sin embargo, aquellas con demencia se benefician de las que conllevan medicamentos y requieren un compromiso menos activo, como los criterios stopp-start”, señala David Curto, director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores.

El documento, que fue publicado por la prestigiosa revista de Medicina Interna (Journal of General Internal Medicine-JGIM), demuestra que reducir la medicación en pacientes con demencia tiene numerosos beneficios para la salud. “Las personas sin demencia que han participado en el estudio se han mostrado más activas físicamente, con una mejoría en otros aspectos relativos al riesgo de caídas; también a nivel cognitivo son más ágiles a la hora de realizar actividades mentales”, señala Curto.

Racionalizar el uso de psicofármacos tiene beneficios en el estado físico de los mayores
Comentarios