miércoles. 19.06.2024

El presidente del Consejo General de Dentistas (CJD), el doctor Óscar Castro Reino, advierte de que "aquellos que fuman y beben, tienen un riesgo 15 veces mayor de desarrollar cáncer oral", ya que su combinación provoca que ambos actúen "sinérgicamente".

En el marco del Día Mundial contra el Cáncer, conmemorado el próximo 4 de febrero, el CGD informa de que, en base a datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se estima que para 2024 se diagnosticarán 7.603 casos de cáncer oral y faringe.

En este sentido, el experto señala que "al menos, el 75 por ciento de los pacientes diagnosticados a partir de los 50 años, han sido consumidores de tabaco". Además, existen otros factores de riesgo como prótesis dentales mal ajustadas que causan heridas, la exposición excesiva y sin protección a la radiación ultravioleta, una mala alimentación o las infecciones virales como el virus del papiloma humano (VPH).

Asimismo, asegura que las cifras de mortalidad por esta patología podrían reducirse si se detectara a tiempo, elevando la tasa de supervivencia un 90 por ciento. "Es necesario que la población acuda una vez al año a revisión odontológica o siempre que se aprecie alguna anomalía en la cavidad oral, pues el dentista podrá diagnosticar cualquier lesión potencialmente maligna", defiende.

EL DENTISTA, CLAVE ANTES Y DESPUÉS DEL TRATAMIENTO

Desde el CGD señalan que uno de los peligros de este cáncer es que, en sus primeras etapas, puede pasar desapercibido. De esta manera, recomiendan prestar atención a algunas posibles anomalías entre las que destacan una mancha de color blanco o rojo en la boca, o una pequeña úlcera dura que se parece a un afta común y que no se cura en unas dos semanas; dolor o dificultad para tragar, hablar o masticar; o el dolor de oído persistente en un solo lado.

Asimismo, el doctor Castro afirma que no necesariamente "significa que estos signos siempre sean sinónimo de cáncer oral, pero es recomendable acudir a un dentista para salir de dudas".

Además de diagnosticar el cáncer oral, el dentista es un facultativo clave antes, durante y después del tratamiento oncológico de otros tumores. Esto se debe a que la quimioterapia y la radioterapia pueden tener efectos secundarios en la salud bucodental de los pacientes, entre los que destacan la mucositis oral, una inflamación y ulceración de las mucosas en la boca que puede causar dolor, dificultad para tragar; xerostomía (boca seca), reduciendo la producción de saliva y aumentando el riesgo de caries; infecciones orales; y sangrado.

"Antes de comenzar el tratamiento oncológico, es recomendable realizar una evaluación odontológica del paciente para abordar cualquier problema existente. Además, las visitas regulares al dentista durante y después del tratamiento son esenciales. El dentista podrá prescribir los medicamentos e indicar las pautas necesarias para controlar los efectos secundarios que la quimioterapia y la radioterapia provocan en la cavidad oral", añade el experto.

Por último, el presidente del Consejo General de Dentistas insiste en que "es fundamental que los pacientes oncológicos se comuniquen con su equipo médico y su dentista para recibir orientación específica sobre cómo manejar los efectos secundarios bucodentales y garantizar una atención integral durante el tratamiento".

Aquellos que fuman y beben tienen un riesgo 15 veces mayor de tener cáncer oral