martes 26/10/21

El Covid destruyó completamente los 2 pulmones de Jordi, 1º trasplantado en España a causa del virus

Grupo sanitario responsable del trasplante - Vall d’Hebron
Grupo sanitario responsable del trasplante - Vall d’Hebron

Jordi, un paciente de 51 años que se contagió de covid en enero con una infección tan grave que le hizo ingresar a la UCI del Hospital de Bellvitge conectado a un ventilador. Al poco tiempo ya necesitaba la máquina de ECMO. Tras 4 meses en la UCI y tras varios intentos de quitarle la ECMO, comprobaron que sus pulmones estaban completamente destruidos por el virus, algo irreparable. La única opción de mejorar era con unos pulmones nuevos.

La operación la ha llevado a cabo el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. "Ha sido una cirugía especialmente complicada por la inflamación que había producido el virus. Se alargó 9 horas", explica el doctor Riera. Tras largas horas de espera, la intervención salió bien y a los pocos días le pudieron retirar la ECMO, después el soporte de oxígeno y ahora ya puede respirar por su cuenta.

Aunque Jordi está ingresado en el centro, los médicos esperan que pueda volver a su casa en una semana. 

Jordi ha sido el primer paciente pero los médicos tienen claro que no será el último paciente de covid que tenga que recurrir al trasplante por las secuelas del virus. "En pacientes con Covid severo el trasplante puede ser la única opción para salvarse", relata Riera.

El equipo médico de Vall d'Hebron ha hecho un llamamiento al resto de hospitales españoles. "Estamos seguros de que en otros centros hay pacientes como Jordi que con un trasplante podrían salvarse", explican y piden la colaboración hospitalaria.

Las ECMO son las máquinas que utilizan en las UCIS cuando los pulmones y el corazón dejan de funcionar. Lamentablemente es una de las consecuencias más terribles de la Covid-19. La máquina se conecta al paciente a través de dos arterias, extrae la sangre y la devuelve oxigenado.

Estas máquinas permiten que el pulmón dañado descanse pero en los casos más severos. 

Comentarios