jueves. 30.06.2022

Según los estudios publicados hasta julio de 2021, la mayoría de las infecciones por el SARS-CoV-2 no fueron persistentemente asintomáticas, y las asintomáticas fueron menos infecciosas que las sintomáticas. Estas son las conclusiones de una actualización de una revisión sistemática y un metaanálisis publicados en la revista de acceso abierto 'PLOS Medicine' por Diana Buitrago-García, de la Universidad de Berna (Suiza), y sus colegas.

El debate sobre el nivel y los riesgos de las infecciones asintomáticas por el SARS-CoV-2 continúa, con muchas investigaciones en curso. Los estudios que evalúan a las personas en un solo momento pueden sobreestimar la proporción de verdaderas infecciones asintomáticas, ya que los que posteriormente desarrollan síntomas se clasifican incorrectamente como asintomáticos en lugar de presintomáticos.

Sin embargo, otros estudios pueden subestimar las infecciones asintomáticas con diseños de investigación que tienen más probabilidades de incluir participantes sintomáticos.

El nuevo documento es una actualización de una revisión sistemática viva (es decir, actualizada regularmente) publicada por primera vez en abril de 2020, que incluye estudios adicionales y más recientes hasta julio de 2021. Se incluyeron 130 estudios, con datos sobre 28.426 personas con SARS-CoV-2 en 42 países, incluidas 11.923 personas definidas como con infección asintomática.

Debido a la extrema variabilidad entre los estudios incluidos, el meta-análisis no calculó una estimación única de la tasa de infección asintomática, pero sí estimó que el rango intercuartil era del 14 al 50% de las infecciones eran asintomáticas.

Además, los investigadores descubrieron que la tasa de ataques secundarios -una medida del riesgo de transmisión del SRAS-CoV-2- era aproximadamente dos tercios menor en las personas sin síntomas que en las que tenían síntomas.

"Si tanto la proporción como la transmisibilidad de la infección asintomática son relativamente bajas, las personas con infección asintomática por el SARS-CoV-2 deberían representar una proporción menor de la transmisión global que los individuos presintomáticos", afirman los autores, al tiempo que señalan que "cuando los niveles de transmisión del SARS-CoV-2 en la comunidad son elevados, es necesario mantener las medidas de distanciamiento físico y el uso de mascarillas para evitar la transmisión por contacto estrecho con personas con infección asintomática y presintomática".

La coautora Nicola Low añade que "todavía no se conoce la verdadera proporción de infección asintomática por el SARS-CoV-2, y sería engañoso basarse en una sola cifra porque los 130 estudios que revisamos eran muy diferentes. Sin embargo, las personas con una infección verdaderamente asintomática son menos infecciosas que las que presentan una infección sintomática", concluye.

La proporción de infecciones asintomáticas de Covid es del 50% o menos en la mayoría de...
Comentarios