jueves. 30.05.2024

Un traslado de 768 kilómetros en ECMO desde Burgos hasta Madrid fue realizado el pasado miércoles por un equipo de sanitarios compuesto por cinco profesionales del Hospital Materno Infantil de Málaga. Los profesionales viajaron para poder canular y conectar a un menor de 2 años con problemas respiratorios muy graves causados por una neumonía. Actualmente se encuentra ingresado en el UCIP del Hospital 12 de Octubre en Madrid a la espera de evolución.

El traslado del menor resultaba imprescindible por su delicada situación, la cual requería de asistencia urgente por distrés respiratorio agudo. La tecnología de ‘oxigenación por membrana extracorpórea’ (ECMO) sustituye la función del corazón y los pulmones a través de un sofisticado sistema por el que circula la sangre del paciente mientras mejora. Esta tecnología es empleada en casos de fracaso cardiaco y/o insuficiencia respiratoria severa, como es el caso de este pequeño.

Este tipo de traslados donde se emplea esta tecnología sólo es realizado por los profesionales de los hospitales 12 de Octubre, Materno Infantil de Málaga y el Vall d’Hebron. Al presentarse la imposibilidad de desplazarse por parte de los equipos de otros centros, los profesionales malagueños no dudaron en ofrecerse y coordinaron el traslado con los hospitales de Burgos y Madrid.

En un avión comercial hasta Madrid llegó un total de un intensivista pediátrico, un cirujano cardiovascular, dos enfermeras y una enfermera perfusionista, a quienes los estaba esperando una ambulancia enviada desde Burgos que los llevaría desde Barajas, habiendo recogido todo el material para la ECMO antes de emprender esta fase del viaje.

La estabilización del menor para su traslado se realizó en menos de cuatro horas desde la llegada de los profesionales malagueños a Burgos. El equipo viajó con él en ambulancia hasta el Hospital 12 de Octubre, donde era esperado el niño por un equipo de profesionales de idénticas categorías.

Posteriormente, el equipo regresó a Málaga y el pequeño permanece ingresado en Madrid para su tratamiento, dada la mayor cercanía a su ciudad de origen.

Cinco profesionales sanitarios recorren 800 kilómetros para salvar a un niño con neumonía