domingo. 14.07.2024

La falta de tiempo para la planificación de un viaje, los altos precios y el auge de la conciencia medioambiental han propiciado que las "staycation", o vacaciones en casa, sean una alternativa vacacional cada vez más frecuente. Este término, que combina las palabras inglesas "stay" (quedarse) y "vacation" (vacaciones), hace referencia a que las personas optan por quedarse en su hogar o área local durante el verano en lugar de viajar a otros destinos. Y, aunque esta modalidad de turismo tiene ciertas ventajas, lo cierto es que puede suponer un reto para la desconexión laboral

La proximidad física al entorno laboral conlleva varios desafíos para desconectar completamente del trabajo, especialmente para quienes teletrabajan. Y es que, a diferencia de los viajes que suponen un cambio de entorno, quedarse en casa puede dificultar la separación mental y emocional del trabajo. Sin una desconexión real, la mente no tiene la oportunidad de recuperarse, lo que puede llevar a problemas de salud a largo plazo. Es fundamental que, durante las vacaciones de verano, se consiga un descanso adecuado para reducir el estrés y la fatiga acumulados, y evitar el agotamiento; más aun teniendo en cuenta que solo el 31% de los trabajadores españoles se siente con energía, tal y como muestra el estudio Cigna 360-Vitality. La falta de desconexión laboral disminuye la eficiencia y productividad en el trabajo, aumenta la probabilidad de cometer errores y estanca el pensamiento creativo. Esto, a su vez, puede afectar negativamente la motivación y el bienestar de los empleados, quienes pueden sentirse sobrecargados y sentir que carecen de tiempo personal, lo cual impacta las relaciones interpersonales y genera conflictos, disminuyendo la cohesión del equipo. Además, puede llevar a un estrés constante, lo cual afecta negativamente la salud mental y física, resultando en estrés crónico y burnout, o en el desarrollo de problemas del sueño.

"Parar y estar tranquilos en casa de vez en cuando está bien y es recomendable. Sin embargo, necesitamos salir de nuestro entorno y aprovechar las vacaciones para recargar las pilas. Tomarse un descanso de calidad no solo aporta beneficios físicos, sino que también permite que la mente se relaje, y, de esta forma, aumentar la productividad y la creatividad a la vuelta al trabajo. Establecer límites claros, designar zonas del hogar libres de trabajo y apagar notificaciones laborales, puede ayudar a crear una barrera efectiva entre la vida personal y laboral. Además, planificar actividades atractivas y relajantes en la localidad, como visitas a parques, museos y disfrutar de hobbies, contribuye significativamente a la desconexión mental del trabajo", indica Amira Bueno, directora de Recursos Humanos de Cigna Healthcare España.

Con la llegada de las vacaciones de verano, los expertos de Cigna Healthcare analizan los desafíos que pueden suponer las staycation y cómo combatirlos para asegurar la desconexión laboral:

  • Presión por estar siempre disponible. Muchas personas sienten una presión social o profesional por estar disponible y accesible incluso durante las vacaciones. Las propias expectativas de mantenerse productivo o la percepción de que se debería estar trabajando pueden interferir con la capacidad de desconectar. Por ello, antes de las vacaciones, es recomendable informar a los compañeros de trabajo y superiores sobre las necesidades de desconexión completa. Comunicar claramente las fechas de vacaciones y establecer expectativas de no disponibilidad, ayuda a reducir la presión de estar constantemente conectado. Además, es importante aprender a delegar y permitir que otros compañeros respondan a los asuntos urgentes.

     

  • Menor barrera entre trabajo y vida personal. Al no cambiar de entorno, puede ser más difícil para algunas personas sentir que realmente están de vacaciones. La falta de una clara separación física entre el espacio de trabajo y el espacio de descanso en casa puede hacer que las fronteras entre ambos se difuminen y no ofrecer la sensación de "escapada" necesaria para desconectar mentalmente del trabajo. Una forma eficaz de conseguir una desconexión laboral completa es guardando todo lo relativo al trabajo para que no quede a la vista durante las vacaciones. Asimismo, designar áreas específicas de la casa como zonas libres de trabajo y evitar entrar en el espacio de trabajo habitual puede ayudar a crear una barrera mental.

     

  • Caer en la tentación de trabajar. El estado mental es un factor crucial en la desconexión laboral. La mente puede seguir en "modo trabajo" debido a la falta de un cambio de escenario significativo, lo que afecta la capacidad de relajarse y desconectar completamente e, incluso, llevar a la tentación de trabajar durante el tiempo destinado a las vacaciones. Sin una planificación adecuada, es fácil mezclar tareas laborales y ocio, afectando la calidad del descanso. Para mitigar este efecto, es importante combinar actividades de disfrute, como dar paseos, leer, cocinar o cualquier hobbycon momentos de descanso para maximizar la relajación. También se puede aprovechar la staycation para descubrir y visitar lugares de interés cercanos que normalmente no se tiene tiempo para ir. Esta combinación de actividades y descanso ayuda a llenar el tiempo libre y a crear una sensación más completa de estar de vacaciones, a pesar de no salir del entorno local.

     

  • Avalancha de las notificaciones. Pasar las vacaciones en casa puede dificultar la desconexión laboral debido a la accesibilidad constante a dispositivos electrónicos e Internet, lo que puede llevar a revisar correos electrónicos o atender llamadas de trabajo. Las notificaciones de correos electrónicos, mensajes y aplicaciones laborales pueden interrumpir el tiempo de descanso y mantener la mente en un estado de alerta. Para combatir esto, es esencial establecer límites claros y desconectar las notificaciones laborales durante el tiempo de vacaciones. Poner el móvil en modo avión o apagarlo completamente durante ciertos períodos puede ser una estrategia efectiva para asegurar una desconexión total. A esto se suma que la dependencia de la tecnología para el entretenimiento y la comunicación puede llevar a una exposición constante a aplicaciones que también se utilizan para el trabajo, dificultando aún más esta desconexión. En este caso, se puede optar también por eliminar temporalmente estas aplicaciones.

Pasar las vacaciones en casa: reto para desconectar en verano