miércoles. 17.04.2024

Un ensayo clínico a gran escala sobre estrategias de tratamiento para la enfermedad de Crohn ha demostrado que ofrecer terapia avanzada temprana a todos los pacientes justo después del diagnóstico puede mejorar drásticamente los resultados, incluida la reducción en diez veces del número de personas que necesitan cirugía abdominal urgente para el tratamiento de su enfermedad.

La enfermedad de Crohn es una afección de por vida caracterizada por la inflamación del tracto digestivo. Incluso en su forma más leve, puede causar síntomas que tienen un gran impacto en la calidad de vida, como dolor de estómago, diarrea, pérdida de peso y fatiga. A menudo, se asocia con afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal o la colitis ulcerosa.

La investigación dirigida por Cambridge involucró a 386 pacientes con enfermedad de Crohn activa recién diagnosticada y encontró que el uso del medicamento infliximab inmediatamente después del diagnóstico mostró resultados dramáticos.

El infliximab funciona bloqueando una citocina inflamatoria, las proteínas que causan reacciones inflamatorias agudas como la hinchazón, llamada TNF-alfa, que se encuentra en casi todas las enfermedades conocidas por el hombre.

Las preocupaciones históricas sobre el costo y los efectos secundarios del infliximab significan que actualmente solo se ofrece cuando los pacientes experimentan brotes regulares que no responden a tratamientos menos potentes.

Para ver si este medicamento fue injustamente pasado por alto, los investigadores realizaron un ensayo en el que dos grupos fueron asignados al plan de tratamiento actual del Reino Unido o al uso inmediato de infliximab tan pronto como sea posible después del diagnóstico.

Los resultados, publicados en The Lancet Gastroenterology and Hepatology, fueron dramáticos, con un 80% de las personas que recibieron la terapia inmediata de infliximab teniendo controlados tanto los síntomas como los marcadores inflamatorios durante todo el año, en comparación con solo el 15% de las personas que recibieron el plan de tratamiento habitual del Reino Unido.

Dos tercios de los pacientes en el grupo de infliximab no tenían úlceras visibles en su endoscopia al final del ensayo, algo conocido como remisión endoscópica y asociado con un menor riesgo de complicaciones posteriores en la enfermedad de Crohn.

Además de estos hallazgos, los pacientes en este grupo también tuvieron puntajes más altos de calidad de vida, menos uso de medicamentos esteroides y menor número de hospitalizaciones.

Es sorprendente que, mientras que alrededor de uno de cada 20 pacientes en el brazo de tratamiento convencional del ensayo requirió cirugía abdominal urgente para su enfermedad de Crohn, solo uno de cada 193 que recibieron el nuevo enfoque requirió lo mismo.

Los investigadores también señalan que no hubo diferencia en el riesgo de infección grave entre las estrategias de tratamiento, lo que sugiere que el infliximab inmediatamente después del diagnóstico fue bien tolerado, a diferencia de las preocupaciones anteriores sobre su seguridad.

Estas preocupaciones, dice Toby Moore, un paciente en el estudio diagnosticado con Crohn a los 10 años, fueron las que le impidieron recibir infliximab en cualquier momento que no fuera durante brotes repentinos y graves, una decisión que, dice, le causó años de sufrimiento y complicaciones adicionales.

En términos de preocupaciones financieras, el costo del medicamento ha disminuido considerablemente, pasando de alrededor de £ 15,000 a alrededor de £ 3,000 por paciente por año.

"Hasta ahora, la opinión ha sido '¿por qué usar una estrategia de tratamiento más cara y potencialmente sobretatar a las personas si hay una posibilidad de que les vaya bien de todos modos?'" dijo el profesor Miles Parkes, Director del Centro de Investigación Biomédica de Cambridge del NIHR.

"Ahora sabemos que podemos prevenir la mayoría de los resultados adversos, incluida la necesidad de cirugía urgente, proporcionando una estrategia de tratamiento que es segura y cada vez más asequible."

Los científicos de Cambridge agregan que, aunque existen otros medicamentos anti-TNF, como el adalimumab, que funcionan de manera similar al infliximab y son significativamente más baratos, se necesita más investigación para comprender si sería igualmente efectivo clínicamente.

El equipo cree que sus hallazgos son el comienzo de un nuevo camino de tratamiento para las personas que sufren de Crohn, lo que puede ayudarles a pasar menos tiempo en el hospital y más tiempo viviendo la vida.

Este medicamento ayuda a los pacientes con enfermedad de Crohn a evitar cirugía