sábado. 02.07.2022

¿El tomate de bote es saludable? La OCU da respuestas

Mediante un análisis de 113 muestras han querido informar sobre los valores nutricionales de los distintos tipos de tomates que consumimos en nuestro día a día

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado una investigación para analizar los nutrientes del tomate procesado que se vende en los supermercados. Para ello han escogido 113 muestras de tomate en bote, las cuales han puntuado de A a C, siendo la primera la mejor, según el etiquetado nutricional de Nutriscore.

De los 113 productos registrados, en líneas generales han sido bastantes favorables, 59 de ellos han sido calificados A, 45 con B y tal solo nueve muestras con C. Los investigadores han resaltado que “las cantidades de grasas y azucares son aceptables y solo en algunos casos la sal es ligeramente alta”.

Para el análisis, se han diferenciado tres categorías: tomate triturado, que contiene sal y acido critico; tomate frito, al que se le añade sal, ácido cítrico, además de aceite y azúcar; y salsa de tomate, que aparte de los que comparte con los otros dos, contiene mucha más variedad de ingredientes.

El tomate triturado se trata de tomate natural pelado y cortado en trozos pequeños, de las 16 muestras, 13 tenían sal añadida y ácido cítrico para regular la acidez, este aditivo (E330) no presenta ningún riesgo. Todos ellos registran un A de valor nutricional pues no tienen grasa y las cantidades de sal y azúcar son bajas

Por otro lado, en las muestras de tomate frito se ha encontrado que el ingrediente más habitual es el aceite de oliva, la cebolla es otro de los elementos que predominan. La mitad de ellos contienen almidón y uno de cada cuatro llevan aromas. La puntuación suele variar entre A y B dependiendo del tomate que se elija. Los valores de sal suelen ser elevados mientras que las grasas y azucares se mantienen en niveles medios.

La salsa de tomate es la más procesada de las tres, en el estudio se han encontrado espesantes de tipo (E412), que son goma guar y goma xantana (E415), además de almidón. Los niveles de grasas y sal son similares al tomate frito, aunque desciende la cantidad de azúcar.  

Además, los investigadores han querido recalcar el uso de publicidad que algunas marcas utilizan usando nombres como ‘artesanal, de la abuela, tradicional, casera’. Estás calificaciones no están reguladas y los fabricantes las emplean libremente, ya que “estas alegaciones se utilizan habitualmente para dar una imagen más saludable al producto”, destacan los expertos.

La OCU ha insistido también en utilizar más en todos los productos el sistema de valoración Nutriscore ya que dicha información debería ser más accesible y comprensible para consumidor.

¿El tomate de bote es saludable? La OCU da respuestas
Comentarios