viernes 7/5/21

Corazones que siguen palpitando en Reino Unido gracias a un nuevo sistema de trasplante

Una máquina permite dar vida de nuevo a esos órganos que habían dejado de palpitar. La técnica acotará los plazos de espera a los donantes, 6 menores de edad ya han sido trasplantados con éxito.

EuXTzDWXYAcEAvq
Los cirujanos británicos son los primeros en tratar con esta máquina pionera en cirugía cardíaca.

Una técnica vanguardista en medicina ha dado un gran salto en el campo del trasplante en Reino Unido. Seis menores de edad han sido trasplantados con éxito, un trasplante de corazón gracias a una máquina avanzada.

La máquina está funcionando ya en Reino Unido reanimando corazones que habían dejado de funcionar. Esta técnica le ha cambiado la vida a 6 menores de edad, asimismo le cambiará la vida a muchos más pacientes, ya que el aumento de pacientes aumentará y el tiempo de espera disminuirá.

Según los medios británicos, la nueva técnica de trasplante se puso en marcha durante la pandemia de covid en los hospitales públicos, por ejemplo NHS, donde se han reanimado corazones que habían dejado de latir.

Uno de los cirujanos que está tratando con la máquina de trasplantes es Marius Berman, que además, atendió durante unos minutos a Telecinco para explicar como funciona esta técnica: ''Después de la muerte cardíaca el corazón es “como un globo inflado por lo que no hay manera de evaluar si el corazón está funcionando bien… por eso es seguro recuperar el corazón porque no sabríamos cómo funciona “.

Freya volverá a practicar los deportes que le apasionan.

Freya es una chica de 14 años que padecía una miocardiopatía restrictiva y tuvo que someterse a cirugía de corazón. Con la esperanza no volver a sentir cansancio y malestar respiratorio provocado por la patología.

La espera se estimaba muy larga, hasta dos años le decían. No obstante, el Hospital Papworth le redujo el tiempo de espera a 8 semanas, tras la operación le dieron el alta a los 10 días y a los pocos meses con una rehabilitación adecuada y sana pudo volver a practicar los deportes que amaba como la equitación y el senderismo.

Freya y sus padres estarán eternamente agradecidos, tanto a los cirujanos como a la máquina que les solucionaron el problema cardíaco.

 

Comentarios