viernes. 01.03.2024

Una investigación ha identificado un conjunto de variables clínicas relacionadas con la respuesta terapéutica favorable a los inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE-5i), empleados en la primera línea de tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar (HAP).

El estudio ha sido liderado por Joan A. Barberà del Hospital Clinic de Barcelona-IDIBAPS e investigador principal del CIBER del área de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), además han participado también investigadores del área de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV).

La HAP es una enfermedad progresiva de las arterias pulmonares de pequeño tamaño, caracterizada por el aumento de la resistencia vascular pulmonar que conduce a la insuficiencia cardíaca derecha y eventualmente la muerte. En la actualidad, las guías de práctica clínica recomiendan la valoración del riesgo de mortalidad de los pacientes para adecuar el tratamiento con el objetivo de alcanzar y mantener un perfil de bajo riesgo. Sin embargo, el efecto de los distintos fármacos actualmente disponibles sobre el perfil de riesgo es difícil de predecir a nivel individual.

El estudio, publicado recientemente en la revista 'Respiratory Research' y cuyo primer autor es Agustin R. García, investigador del Hospital Clínic de Barcelona-IDIBAPS y miembro del CIBERES, representa para los autores un "avance importante" en la identificación de perfiles de pacientes con HAP que podrían beneficiarse en mayor medida con el uso de PDE-5i, en términos de mejoría en su perfil de riesgo, así como aquellos tributarios de estrategias de tratamiento alternativas.

Los PDE-5i (sildenafilo y tadalafilo) forman parte de la primera línea de tratamiento de la HAP, por su efecto vasodilatador y potencialmente antiproliferativo en las arterias pulmonares. Con el objetivo de identificar variables relacionadas con una respuesta favorable al tratamiento de la HAP con PDE-5i, los investigadores e investigadoras analizaron una cohorte de 830 pacientes del Registro Español de Hipertensión Arterial Pulmonar (REHAP), coordinado por la doctora Pilar Escribano, del CIBERCV, y la doctora Isabel Blanco, del CIBERES, cofirmantes del artículo.

Todos los pacientes habían iniciado tratamiento con PDE-5i y tenían datos de seguimiento durante al menos un año. Un total de 644 pacientes recibieron PDE-5i en monoterapia y 186 en combinación con un antagonista de los receptores de endotelina (ERA). El perfil de riesgo se calculó al inicio del tratamiento y al año de haber iniciado el tratamiento.

Los resultados mostraron que el 33 por ciento de los pacientes que comenzaron tratamiento solo con PDE-5i y el 58 por ciento de los que recibieron tratamiento combinado respondieron favorablemente. Además de otras variables previamente asociadas al pronóstico favorable en la HAP (como el perfil de bajo riesgo al inicio del tratamiento o la edad joven), el sexo masculino, el diagnóstico de hipertensión portopulmonar (hipertensión pulmonar asociada a hipertensión portal) y el de HAP asociada a infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) resultaron ser predictores independientes de respuesta favorable al tratamiento con PDE-5i, mientas que el diagnóstico de HAP idiopática solo se asoció a respuesta favorable cuando el PDE-5i se empleó en combinación con un ERA.

Los autores aseguran que, gracias a la identificación de estos predictores clínicos de respuesta favorable al tratamiento con PDE-5i, en monoterapia o en combinación con otros fármacos, el estudio representa un avance en la personalización del tratamiento de la HAP, maximizando los beneficios de los fármacos disponibles, en lo que constituye un paso hacia la medicina de precisión en pos de la mejoría de la supervivencia de los pacientes con HAP.

Desarrollan el tratamiento personalizado de la hipertensión arterial pulmonar