domingo 24/10/21

Los niños con alto riesgo por COVID-19 tienen efectos secundarios de leves a moderados por la vacuna de Pfizer

Vacunación Covid - obtenido de EuropaPress
Vacunación Covid - obtenido de EuropaPress

Los efectos secundarios de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 son probablemente de leves a moderados y desaparecen rápidamente en los jóvenes de 12 a 15 años con alto riesgo de complicaciones por la infección debido a ciertas condiciones coexistentes, según un pequeño estudio aceptado para su publicación en la revista 'Archives of Disease in Childhood'.

Aunque el número de participantes en el estudio es reducido, los datos son representativos de los adolescentes con más probabilidades de beneficiarse de la vacunación y deberían tranquilizar a los padres y a los médicos, dicen los autores.

Los niños sanos con infección por COVID-19 suelen tener una enfermedad leve, pero algunas afecciones coexistentes, en particular las neurológicas, se asocian a una enfermedad grave. Por lo tanto, estos niños de alto riesgo fueron protegidos para reducir su riesgo de infección, y no habrían sido incluidos en los primeros estudios de seguridad de la vacuna, dicen los autores.

El grupo asesor sobre vacunas del Reino Unido aconsejó que a los niños de 12 años o más con discapacidades neurológicas graves, que tienden a contraer infecciones respiratorias recurrentes y tienen necesidades de atención complejas, se les ofreciera la vacuna contra la COVID-19.

Dado que se desconocen los efectos secundarios de la vacunación en este grupo complejo y vulnerable, los autores pidieron a los padres de 27 de estos niños que registraran cualquier efecto secundario de las siguientes vacunaciones de COVID-19 para cada niño.

Los niños tenían entre 12 y 15 años; tres eran pacientes hospitalizados; 16 eran varones y la mayoría (21) eran de raza blanca. Tenían diversas afecciones neurológicas, como distrofia muscular y parálisis cerebral, además de una serie de afecciones médicas coexistentes, como epilepsia, defectos cardíacos congénitos e inmunodeficiencia, para las que estaban recibiendo tratamientos farmacológicos de diversa índole.

Los efectos secundarios notificados fueron todos de leves a moderados, con la excepción de un niño que experimentó fatiga y malestar graves, combinados con un aumento de la agitación. Una familia también informó de que el tipo de convulsiones cambió a racimos, aunque esto se había resuelto una semana después.

En total, se produjeron 8 "eventos" en 6 niños después de la primera dosis, todos los cuales se resolvieron en 72 horas: erupción cutánea leve; dolor de cabeza; diarrea; presunto dolor de garganta; dolor de cuello; dificultad para dormir; y nivel bajo de glucosa en sangre.

Después de la segunda dosis, se produjeron 8 eventos adicionales en 5 niños: diarrea; vómitos; hinchazón de las axilas; y ampollas alrededor de la boca.

El uso de paracetamol después de la primera dosis fue alto y la fiebre fue más común que la reportada en los estudios de adultos (13% vs 4% en personas de 16-55 años). Pero todos los efectos secundarios registrados desaparecieron en una semana.

"Los números fueron pequeños, pero estos datos son especialmente importantes, ya que son representativos de los niños que tienen más probabilidades de beneficiarse de la vacunación, y los padres y los médicos pueden estar preocupados por un mayor riesgo de eventos inesperados", señalan los autores.

Comentarios