jueves. 30.05.2024

Una investigación española muestra que las mujeres tienen más probabilidades de tener escasez de tiempo y, aunque en ambos sexos la pobreza de tiempo estuvo relacionada con el número de hijos, lo cierto es que entre los hombres la pobreza de tiempo no se asoció con ningún indicador de salud, entre las mujeres se relacionó con un estado de salud mental deficiente.

El estudio, liderado por la investigadora Lucía Artazcoz del área de Epidemiología y Salud Pública del CIBER (CIBERESP), sugiere que el uso del tiempo puede ser un importante determinante social de la salud y de las desigualdades de género en la salud. A nivel local, en muchas ciudades europeas, la pobreza de tiempo podría reducirse, entre otras intervenciones, aumentando los servicios públicos asequibles y de buena calidad para el cuidado de las personas dependientes.

El equipo de investigación analizó los datos de la Encuesta de Salud de Barcelona 2021, que se realizó tanto a trabajadores como a trabajadoras de entre 16 y 64 años. Y descubrieron que la pobreza de tiempo era más frecuente en las mujeres, fundamentalmente debido a la cantidad de tiempo que dedican al trabajo doméstico y de cuidado, lo que significa que tenían menos tiempo disponible para dedicar a actividades remuneradas y no remuneradas.

"Lo más preocupante es que esta pobreza de tiempo estaba relacionada con problemas de salud, especialmente entre las mujeres", señala la Artazcoz, quién ha publicado en 'J Epidemiol Community Health'.

En la mujer la pobreza de tiempo no solo está relacionado con mal estado de salud mental, tmbién se asocia a pocas horas de sueño, mala calidad del sueño y baja actividad física en el tiempo libre.

Como parte de una estrategia integral para abordar la pobreza de tiempo, las investigadoras sugieren mitigarla, entre otras medidas, mediante la mejora y ampliación de servicios públicos accesibles y de calidad destinados al cuidado de personas dependientes.

La mujer, más afectada por la pobreza de tiempo en su salud que el hombre