lunes 20/9/21

Muchos bebés han tenido que nacer prematuros para poder salvar la vida de sus madres con Covid

Bebé recién nacido
Bebé recién nacido

Hace poco hablamos sobre las mujeres embarazadas que no habían sido vacunadas de COVID-19 y que han estado ingresadas en las UCIs de los hospitales, aunque poco se ha debatido sobre las secuelas que el covid va a suponer para esos bebes que nacieron de forma prematura para poder salvar la vida de la madre.

Un estudio vincula las infecciones graves durante el embarazo con las complicaciones relacionadas con el parto. Las madres hospitalizadas durante el embarazo por sepsis tiene más posibilidades de complicaciones en relación con el parto, especialmente mayor riesgo de parto por cesárea, hemorragia posparto y parto prematuro, según el estudio dirigido por los investigadores de UC San Francisco en Estados Unidos.

“Si las mujeres embarazadas ingresaban por una infección grave, incluso después del alto y se recuperaban de esa infección, había un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el embarazo que están asociadas con la disfunción placentaria central” así lo ha explicado Stephanie Gaw profesor asistente de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas en UCSF.

La sepsis es una enfermedad potencialmente mortal que es causada por una respuesta inusualmente severa a una infección, que llega a una inflamación generalizada en el cuerpo y que puede potencialmente hacer que halla un fallo orgánico y termine con la muerte. La sepsis materna es la segunda causa principal de mortalidad materna en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El momento de la infección también puede afectar a los resultados para la madre y su hijo. Es estudio mostró que las pacientes con sepsis antes del parto tenían el doble de posibilidades de tener disfunción placentaria en comparación con las pacientes embarazadas que no han sufrido sepsis.

Durante la celebración del estudio, se descubrió que la edad gestacional media en el momento de la infección fue de 24,6 semanas. La infección temprana, con menos de 24 semanas de gestación, se ha asociado con el mayor riesgo de disfunción, placentaria, con trastorno hipertensivo materno y los recién nacidos eran pequeños para la edad gestacional.

Comentarios