miércoles. 19.06.2024

La mitad de los pacientes que han recibido un trasplante de órgano sólido incumple su tratamiento inmunosupresor, poniendo en riesgo el éxito del trasplante y aumentando la morbimortalidad, por lo que el Consejo General de Colegios Farmacéuticos y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, con el objetivo de reducir este incumplimiento y mejorar la adherencia terapéutica, han diseñado el proyecto JunTOS de colaboración entre farmacia hospitalaria y farmacia comunitaria para mejorar el tratamiento en pacientes trasplantados de órgano sólido.

Se trata de un programa al que se une el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife y que permitirá elaborar un estudio de investigación que va a ser desarrollado conjuntamente con Baleares y Cantabria. Tal y como ha explicado hoy la secretaria general del Consejo General de Farmacéuticos, Raquel Martínez, en la presentación del estudio de investigación, en la que han participado el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, Manuel Ángel Galván, y la directora general de Programas Asistenciales de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, Antonia Pérez.

Raque Martínez ha señalado que el Proyecto JunTOS "es un buen ejemplo del enorme potencial asistencial de la profesión farmacéutica y de su capacidad de fortalecer el sistema sanitario y mejorar la salud de los pacientes. Como expertos en el medicamento, los farmacéuticos de diferentes modalidades del ejercicio profesional, la farmacia comunitaria y la hospitalaria, colaboramos juntos en este proyecto que mejora la adherencia a los tratamientos en los pacientes que se han sometido a un trasplante de órgano sólido".

En este sentido, Manuel Angél Galván ha insistido en "el valor añadido de la farmacia comunitaria como garante de la salud, fuera de los grandes complejos sanitarios. Un espacio cercano, que permite desarrollar la farmacia asistencial. Galván, ha puesto en valor el trabajo que realizarán una docena de farmacias haciendo el seguimiento de los pacientes trasplantados".

La directora general de Programas Asistenciales, Antonia Pérez, señaló que los pacientes trasplantados requieren tratamientos a largo plazo tanto para la prevención del rechazo del órgano trasplantado como en la prevención de los efectos secundarios de los fármacos inmunosupresores. En este sentido, agradeció al Consejo General de Colegios Farmacéuticos el pilotaje de este proyecto que evaluará el efecto de la práctica asistencial coordinada entre farmacéuticos hospitalarios y comunitarios.

El estudio de investigación del proyecto JunTOS se iniciará a nivel nacional en las Islas Baleares, tras ellos Santa Cruz de Tenerife y la Comunidad Autónoma de Cantabria se suman plan piloto para finalmente extenderse al conjunto del país. Según se ha destacado durante la presentación del proyecto de investigación que comenzará con formaciones a los profesionales farmacéuticos que van a ejercer como investigadores del estudio. La participación de estos profesionales en el equipo de trasplante mejora el conocimiento de los medicamentos, la conciliación al alta y la educación al paciente, disminuyendo la estancia hospitalaria y contribuyendo al ahorro de costes.

OBJETIVOS DEL PROYECTO

El objetivo general del proyecto es el de optimizar la práctica asistencial colaborativa y garantizar la continuidad de la atención farmacéutica brindada por los farmacéuticos hospitalarios y comunitarios a los pacientes trasplantados de órgano sólido.

Partiendo de una mejor formación de los profesionales sanitarios e información a los pacientes sobre diversas cuestiones relativas al trasplante y su abordaje, se busca como objetivo específico el de implementar una serie de intervenciones farmacéuticas consensuadas entre ambos niveles asistenciales que permitan mejorar el uso seguro y efectivo de los medicamentos inmunosupresores en pacientes TOS.

El punto de partida es que, tras un trasplante de órgano sólido, los pacientes se enfrentan a una nueva situación vital en la que deben recibir tratamiento farmacológico crónico y seguir hábitos de vida saludables, por lo que es fundamental que tengan conocimientos adecuados al respecto.

Pese a que los pacientes que se someten a un TOS suelen ser en su mayoría pacientes crónicos y polimedicados, la práctica totalidad de los medicamentos que recibirán en la etapa posterior al trasplante, esenciales para su supervivencia, son totalmente desconocidos para ellos, y esa situación les suele generar gran incertidumbre y ansiedad.

Por ello, el farmacéutico, como profesional sanitario experto en el medicamento que se desempeña en los distintos niveles de asistencia sanitaria juega un papel clave en este campo, habida cuenta de que se trata de pacientes altamente complejos cuyo abordaje requiere de equipos multidisciplinares que garanticen una atención integral.

En el marco del proyecto JunTOS se ha desarrollado ya una guía destinada a los profesionales farmacéuticos, una infografía para los pacientes y se ha trazado la ruta asistencial para garantizar la continuidad de la asistencia farmacéutica al paciente trasplantado.

Está previsto que entre finales de 2024 y el primer trimestre de 2025 se haga un análisis intermedio de los datos obtenidos en el pilotaje de este proyecto, que permita medir las mejoras en el cumplimiento terapéutico y resultados de salud.

La mitad de los pacientes que reciben un trasplante incumple su tratamiento