jueves 29/10/20

Médicos de preventiva no recomiendan los guantes para evitar el Covid-19

Imagen de archivo
El uso de guantes solo es necesario para elegir fruta, verdura y otros productos frescos que no disponen de envoltorio. EFE

El uso de guantes no es necesario para protegerse del coronavirus, ya que no aporta una protección adicional respecto a la higiene de manos e, incluso, puede incrementar las posibilidades de transmisión del virus entre personas o a partir de superficies potencialmente contaminadas.

Así se posicionan los profesionales de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), que recomiendan que no se usen guantes durante la actividad diaria habitual y que se dejen de ofrecer y no sea obligatorio su uso a la entrada de los establecimientos.

No son necesarios

Piden que se sustituya por higiene de manos a la entrada y salida de los mismos y ésta se puede realizar con agua y jabón o con productos de base alcohólica, como los que recoge la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Los médicos argumentan que no son necesarios porque el virus no puede penetrar en la piel sana y, por tanto, no es posible la transmisión de la enfermedad de esta manera. Los guantes, además, son tan susceptibles de contaminarse como la piel y quitárselos sin contaminarse las manos no es sencillo, por lo que requiere de una técnica específica.

Uso incorrecto

No se utilizan correctamente -dicen- porque sólo se deben usar cuando hay una indicación expresa, como puede ser para elegir las frutas y verduras, y además tras finalizar hay que retirarlos inmediatamente.

Siempre debe hacerse higiene de manos antes y después de utilizarlos porque el hecho de que se lleven no impide que, de igual forma que cuando se tienen las manos desnudas, nos toquemos la cara (para ajustarse las gafas o la mascarilla o para apartarse el pelo) y nos podamos infectar.

Falsa sensación de seguridad

La higiene de manos sobre guantes es menos efectiva que sobre las manos porque en un guante pueden quedar pliegues donde no acceda la solución hidroalcohólica o el jabón, y además se puede erosionar por los productos de limpieza y dejar zonas que pueden convertirse en potenciales reservorios de microorganismos.

Además, generan una falsa sensación de seguridad y puede que la persona no tome las debidas precauciones para evitar el contacto con superficies potencialmente contaminadas o que no se lave bien las manos luego.

Pérdida de tacto

También, el llevarlos implica una pérdida de tacto y la contaminación pasa desapercibida, pero además cuando se usan de forma habitual disminuye la frecuencia de la higiene de manos.

Los expertos en medicina preventiva se pronuncian también sobre la toma de temperatura por parte de comercios, centros de trabajo y otros establecimientos, y recuerdan que la Agencia Española de Protección de Datos ya emitió un comunicado donde expresaba su preocupación por este tipo de actuaciones.

Tomar la temperatura

La Sempsph no recomienda la medición de la temperatura o cualquier otro parámetro biológico de forma sistemática por parte de establecimientos no sanitarios “sin el aval de las autoridades sanitarias competentes”.

La medición de la temperatura corporal no se considera una prueba óptima para detectar casos de enfermedad porque casi un 30% de los casos de Covid-19 en España no han cursado con fiebre y , de estar presente puede hacerlo de forma intermitente y puede pasar inadvertida en el momento del control.

La temperatura elevada, además, puede ser debida al efecto de determinados medicamentos, lo que forma parte de la historia personal de las personas que no tiene por qué ser conocido por los empresarios, o puede que no haya fiebre en el momento de la medición por la toma de antitérmicos.

Comentarios