jueves 09.07.2020

Luz verde al remdesivir como primer fármaco para tratar la COVID-19

Fuente: DW.
Fuente: DW.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha dado luz verde a la comercialización del remdesivir, un antiviral que evita que el virus se replique en el organismo, para tratar a pacientes con COVID-19 que se encuentren en estado grave. 

El regulador sanitario europeo ha tomado esta decisión después de que el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP), cuya misión es llevar a cabo las evaluaciones científicas, lo recomendase para adultos y adolescentes mayores de doce años, aunque solo en casos que hayan desarrollado neumonía y requieran de soporte de oxígeno.

Aunque la última palabra la tiene ahora la Comisión Europea, este es el primer medicamento que pasa la evaluación estricta de la agencia médica, lo que se hizo "en un periodo excepcionalmente corto a través de un procedimiento de revisión continua", dada la emergencia de salud pública que supone el coronavirus.

La Comisión deberá decidir la próxima semana si autoriza su comercialización "condicional", un permiso que permite la venta de un medicamento antes de contar con todos los datos sobre eficacia y efectos secundarios, pero solo cuando se haya constatado clínicamente que aporta al paciente más beneficios que riesgos.

Todo indica que no habrá problemas para su comercialización en la Unión Europea bajo el nombre de Veklury durante un periodo de un año, aunque todavía no está claro cuántas dosis estarán disponibles para el mercado europeo. Es algo que se tendrá que negociar con el laboratorio estadounidense Gilead, propietario de la patente del medicamento.

Eficaz, pero con un efecto modesto

Aunque hay estudios contradictorios al respecto, un trabajo respaldado por la propia EMA encontró que los pacientes de COVID-19 tratados con remdesivir se recuperaron en promedio cuatro días más rápido que los que no lo utilizaron.

Remdesivir es un medicamento que originalmente se desarrolló para la fiebre hemorrágica del Ébola en 2009. Como fármaco antiviral, se trata de la primera terapia que ha demostrado una cierta eficacia en pacientes afectados por la COVID-19 en un ensayo clínico de tamaño significativo, aunque su efecto se considera modesto.

La evaluación del medicamento como un posible tratamiento de la COVID-19 en la Unión Europea ha concluido este jueves, principalmente en base a ese estudio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (Niaid) en más de 1.000 pacientes críticos en 75 hospitales de diferentes países, y su efecto se comparó con un placebo y con el tiempo promedio que tarda en curarse un paciente de la COVID-19.

Recuperación, un 31% más rápida

Los pacientes hospitalizados que tomaron remdesivir se recuperaron un promedio de un 31% más rápido que los que tomaron placebo, mientras que el período medio de recuperación se redujo de 15 días a 11 días.

El remdesivir se une a la dexametasona como los dos únicos medicamentos que por el momento han demostrado eficacia contra la COVID-19. En cuanto a la dexametasona, recientemente un estudio en la Universidad de Oxford  ha descubierto que es capaz de reducir un 33% el riesgo de muerte de los pacientes más graves, los que se encuentran conectados a ventiladores mecánicos. Pero no es un antiviral como tal, sino un corticoide que lleva décadas en el mercado y tiene un efecto coadyuvante en los enfermos de coronavirus.

Fernando Simón: "El remdesivir no es la panacea"

En este sentido, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha avisado de que se van a necesitar más tratamientos que el remdesivir para tratar la COVID-19. "Ha demostrado que tiene un cierto efecto, pero no es la panacea, aunque pueda reducir algunos cuadros graves y mientras no se tenga un tratamiento perfecto, que va a ser la vacuna", ha detallado.

A su juicio, lo "interesante" es contar con un tratamiento etiológico de "gran eficacia", si bien ha reconocido que el remdesivir va a ayudar "mucho" en el control y evolución de los pacientes. "Vamos a necesitar más", ha zanjado.

Comentarios