viernes. 01.03.2024

Investigadores de la Universidad de Barcelona han identificado una proteína en ratones que está presente en células del sistema inmune y que es decisiva en la esperanza de vida y la aparición de enfermedades del envejecimiento, algo que podría abrir nuevas vías al conocimiento de la neurodegeneración en humanos.

La esperanza de vida y el envejecimiento saludable en ratones pueden estar determinados por una proteína presente en algunas células del sistema inmune, según un artículo publicado en la revista 'Cell Reports'. Cuando esta proteína -conocida como el inmunorreceptor CD300f- no está presente, los modelos animales tienen una esperanza de vida más corta, y sufren patologías asociadas al deterioro cognitivo y el envejecimiento prematuro, especialmente las hembras.

"Nuestro estudio pone en evidencia que alteraciones en células del sistema inmune, por ejemplo, en los macrófagos y la microglía, pueden determinar el grado de envejecimiento saludable en ratones", ha explicado el líder del trabajo y miembro de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud y del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona (UBneuro), Hugo Peluffo.

Comprender cómo el inmunorreceptor CD300f y también las células mieloides del sistema inmune pueden determinar por sí solos el ritmo de aparición de patologías asociadas al envejecimiento, "ayudará a entender mejor este proceso, y contribuirá al diseño de estrategias para regular su acción. Por ejemplo, "usando el inmunorreceptor CD300f como diana en biomedicina", ha apuntado el experto. "Además, nuestro grupo ha demostrado previamente que algunas variantes del inmunorreceptor CD300f podrían ser de utilidad como biomarcadores en pacientes", ha añadido.

En el artículo, que tiene como primera autora la experta Frances Evans (Instituto Pasteur y Udelar), también participan equipos de Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (CUDIM), entre otras instituciones.

El receptor CD300f es una proteína expresada por células del sistema inmune que modula la inflamación y el metabolismo celular. Este estudio revela las primeras evidencias de su papel en los procesos relacionados con el envejecimiento y la senescencia.

"En particular, hemos descubierto que en los ratones que no tenían el inmunorreceptor CD300f surgieron de manera prematura algunas patologías asociadas al envejecimiento (déficits cognitivos, descoordinación motora, tumores, etc.), e incluso afectaciones en distintos órganos como el cerebro, el hígado o los pulmones. Además, también se evidenció un importante efecto más destacado en las hembras, que fueron las más afectadas", ha asegurado Hugo Peluffo.

El estudio se basa en un seguimiento detallado de diversas cohortes de animales durante treinta meses, una innovación metodológica que permitió reflejar el proceso de envejecimiento real en estos animales sin usar modelos de envejecimiento acelerados, los cuales no representan fielmente un proceso que implica necesariamente la acumulación gradual de cambios con la edad.

Tal y como indica el investigador, "el objetivo es continuar investigando las consecuencias de la disfunción del inmunorreceptor CD300f sobre el envejecimiento cerebral, en particular sobre la microglía".

En esta línea, un proyecto liderado por el profesor Hugo Peluffo para estudiar la relación entre el envejecimiento y la enfermedad de Alzheimer acaba de ganar una de las becas de investigación en Alzheimer de la Fundación Pasqual Maragall. Concretamente, se explorará cómo las células inmunitarias del sistema nervioso, conocidas como microglía, influyen en el proceso de envejecimiento y en la aparición tardía del Alzheimer.

Identifican una proteína en ratones decisiva para la esperanza de vida y el envejecimiento