viernes 30/10/20

Nueva Zelanda termina su invierno sin prácticamente casos de gripe y los científicos lo atribuyen al uso de mascarilla y distancia social

Face mask protection ISTK | nzdoctor.co.nz
Face mask protection ISTK | nzdoctor.co.nz

En tiempos de pandemia por Covid-19, ha resultado sorprendente que el virus de la gripe prácticamente no ha existido en Nueva Zelanda concluida la temporada de otoño e invierno, a diferencias de todos los años precedentes.

En Nueva Zelanda el invierno tiene lugar en junio, julio y agosto, y la primavera en septiembre, octubre y noviembre

A medida que avanza el período de primavera / verano, donde la gripe siempre es poco común en Nueva Zelanda, el epidemiólogo y asesor del Gobierno, Profesor Michael Baker, ha ofrecido su análisis sobre el balance de la temporada de gripe y lo atribuye especialmente al uso de mascarillas.

En concreto ha afirmado que se ha producido "la casi extinción del virus de la influenza -gripe- en Nueva Zelanda después de nuestra muy eficaz respuesta al Covid-19", ya que los casos prácticamente desaparecieron de los dos sistemas estándar de vigilancia, con una reducción del 99,8 por ciento en los casos de gripe..

Según el Profesor Baker, generalmente suelen producirse 1.600 muertes más en invierno, en comparación con otras temporadas, y alrededor de un tercio de ellas son causadas por la gripe, principalmente en personas mayores con problemas de salud.

"Las medidas para evitar el contagio de Covid-19 han hecho desaparecer el exceso de muertes invernales y la mortalidad en general ha bajado alrededor del 5 por ciento", dijo. "Eso significa que 1.500 personas más sobrevivirán este año, y que de lo contrario habrían fallecido".

El Prof. Baker ha añadido que estas medidas habían conducido a "un cambio revolucionario en la forma de pensar sobre cómo lidiar con los patógenos respiratorios" y podrían recuperarse en caso de que se produzca en el futuro una pandemia de gripe grave.

"Por supuesto, estas no son medidas que implementaría de forma rutinaria, pero si tuviéramos una enfermedad respiratoria particularmente grave como una intensa pandemia de gripe ... y existiera el mismo riesgo de muerte por infección que hemos visto con Covid, con una letalidad del 0,5-1%, podríamos pensar en usar estas medidas nuevamente ".

Sin embargo, a pesar de que las cifras de gripe han disminuido, las medidas de protección personal no habían logrado detener los resfriados y las enfermedades respiratorias comunes, como los rinovirus, que habían disminuido ligeramente durante el confinamiento pero se recuperaron poco después.

"Ciertamente, algunos patógenos no se ven afectados en absoluto por el confinamiento", dijo.

"Estos virus son más primitivos, carecen de esta membrana lipídica que cubre y significa que son menos capaces de evadir el sistema inmunológico humano, pero también les hace sobrevivir mejor en algunas condiciones".

En cuanto a la gripe, Baker afirmó que "es probable que las cifras se mantengan muy bajas a medida que avanzamos hacia la primavera y el verano, pero lo que suceda el próximo año dependerá de la respuesta continua del país al control de fronteras".

"Es probable que los contagios también se mantengan muy bajos durante el próximo invierno, si nuestra respuesta continúa de la misma manera".

Comentarios