sábado 27/11/21

Las setas han sido noticia por sus numerosas ventajas para la salud. No solo reducen el riesgo de cáncer y muerte prematura, sino que una nueva investigación dirigida por la Facultad de Medicina de Penn State también revela que estos superalimentos pueden beneficiar la salud mental de las personas.

Los investigadores de Penn State utilizaron datos sobre la dieta y la salud mental recogidos a más de 24.000 adultos estadounidenses entre 2005 y 2016. Descubrieron que las personas que comían setas tenían menos probabilidades de tener depresión.

Según los investigadores, las setas contienen ergotioneína, un antioxidante que puede proteger contra el daño celular y tisular en el cuerpo. Los estudios han demostrado que los antioxidantes ayudan a prevenir varias enfermedades mentales, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión.

"Los hongos son la mayor fuente dietética del aminoácido ergotioneína, un antiinflamatorio que el ser humano no puede sintetizar", explica el investigador principal, Djibril Ba, recién graduado del programa de doctorado en epidemiología de la Facultad de Medicina. "Tener niveles altos de esto puede reducir el riesgo de estrés oxidativo, lo que también podría reducir los síntomas de la depresión".

Las setas de botón blanco, que son la variedad de seta más consumida en Estados Unidos, contienen potasio, que se cree que disminuye la ansiedad. Además, algunas otras especies de setas comestibles, especialmente el Hericium erinaceus pueden estimular la expresión de factores neurotróficos como la síntesis del factor de crecimiento nervioso, lo que podría repercutir en la prevención de trastornos neuropsiquiátricos, incluida la depresión.

Según los investigadores, las mujeres blancas no hispanas con estudios universitarios eran más propensas a comer setas. La edad media de los participantes encuestados era de 45 años, y la mayoría (66%) eran personas blancas no hispanas. Los investigadores observaron una asociación significativa entre el consumo de setas y una menor probabilidad de sufrir depresión tras tener en cuenta los datos sociodemográficos, los principales factores de riesgo, las enfermedades declaradas por los propios participantes, los medicamentos y otros factores dietéticos. Sin embargo, afirmaron que no había ningún beneficio adicional claro con un consumo relativamente alto de setas.

"El estudio se suma a la creciente lista de posibles beneficios para la salud del consumo de setas", dijo Joshua Muscat, investigador del Instituto del Cáncer de Penn State y profesor de ciencias de la salud pública.

El equipo llevó a cabo un análisis secundario para ver si el riesgo de depresión podía reducirse sustituyendo una ración de carne roja o procesada por una ración de setas cada día. Sin embargo, los resultados muestran que esta sustitución no se asoció con menores probabilidades de depresión.

Los investigadores señalaron algunas limitaciones que podrían abordarse en futuros estudios. Los datos no proporcionaban detalles sobre los tipos de setas. En consecuencia, los investigadores no pudieron determinar los efectos de tipos específicos de setas sobre la depresión. Para determinar la ingesta de setas se utilizaron los códigos de alimentos emitidos por el Departamento de Agricultura de EE.UU.; por lo tanto, algunas entradas pueden haber sido clasificadas erróneamente o registradas de forma inexacta.

Antes de esta investigación -publicada en la revista Journal of Affective Disorders- ha habido pocos estudios para examinar la asociación entre el consumo de setas y la depresión, y la mayoría han sido ensayos clínicos con menos de 100 participantes. Los investigadores afirman que este estudio pone de manifiesto la posible importancia clínica y de salud pública del consumo de setas como medio para reducir la depresión y prevenir otras enfermedades. ¿Nos vemos en el pasillo de la tienda de comestibles o en la parcela más cercana para buscar setas?

Comer setas puede reducir el riesgo de sufrir ansiedad y depresión
Comentarios