jueves 19/5/22

Se comprueban los beneficios del plasma para algunos pacientes COVID-19

Archivo - El Centro de Transfusión registra 156 donaciones de plasma hiperinmune - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Archivo - El Centro de Transfusión registra 156 donaciones de plasma hiperinmune - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

Las transfusiones de plasma sanguíneo donado por personas que ya se han recuperado de la infección por el virus pandémico pueden ayudar a otros pacientes hospitalizados con COVID-19, según muestra un nuevo estudio internacional con participación española, publicado en la revista 'JAMA Network Open'.

El tratamiento, conocido como plasma de convalecencia, que sigue siendo considerado experimental, contiene anticuerpos, proteínas de la sangre que forman parte del sistema inmunitario. Según los investigadores, los anticuerpos se adhieren al virus que causa el COVID-19, el SARS-CoV-2, y lo marcan para eliminarlo del organismo.

El estudio, dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, demostró que, entre 2.341 hombres y mujeres, los que recibieron una inyección de plasma de convalecencia poco después de la hospitalización tenían un 15% menos de probabilidades de morir en el plazo de un mes a causa del COVID-19 que los que no recibieron plasma de convalecencia o los que recibieron un placebo salino inactivo.

En particular, los investigadores descubrieron que los mayores beneficios de la terapia se produjeron entre los pacientes con mayor riesgo de sufrir complicaciones graves debido a enfermedades preexistentes, como la diabetes o las cardiopatías. El tratamiento, que contiene anticuerpos y otras células inmunitarias necesarias para combatir la infección, también parece beneficiar a quienes tienen sangre del tipo A o AB.

"Nuestros resultados muestran que, en general, los pacientes hospitalizados con COVID-19 pueden obtener un beneficio modesto del plasma de convalecencia, y que algunos subgrupos de pacientes se benefician más que otros", afirma la investigadora principal del estudio y bioestadística Andrea Troxel.

Con respecto a los grupos con más probabilidades de beneficiarse, la FDA revisó el 28 de diciembre de 2021 la autorización de uso de emergencia del plasma de convalecencia, limitando su uso a los pacientes con enfermedades que suprimen su sistema inmunitario o que reciben tratamientos médicos con el mismo efecto.

"Los pacientes con enfermedades coexistentes eran los más propensos a mostrar una mejora con el plasma de convalecencia, probablemente porque son los que tienen más dificultades para producir anticuerpos para combatir su infección --añade Troxel--. El plasma infundido potencia la capacidad de su cuerpo para luchar contra el virus, pero sólo en la fase inicial de la enfermedad y antes de que la enfermedad abrume su organismo".

Los resultados del estudio proceden de la agrupación de la información de los pacientes de ocho estudios realizados recientemente en Estados Unidos, Bélgica, Brasil, India, Países Bajos y España sobre los efectos del plasma de convalecencia para la COVID-19.

Según Troxel, profesor del Departamento de Salud de la Población de la NYU Langone, es probable que estos beneficios del tratamiento sólo se pongan de manifiesto cuando se disponga de más datos de los ensayos. Esto se debe a que los datos de los ensayos individuales son demasiado pequeños para mostrar el impacto global del tratamiento en subconjuntos de pacientes, afirma. Algunos estudios individuales han demostrado que la terapia es ineficaz o de valor limitado.

La co-investigadora del estudio, Eva Petkova, dice que el equipo está utilizando los datos del estudio para crear un sistema de puntuación de los descriptores de los pacientes, incluyendo la edad, la etapa de COVID-19, y las enfermedades coexistentes, lo que hace más fácil para los médicos calcular quién se beneficia más del uso del plasma convaleciente.

"Nuestro índice de beneficios del tratamiento está diseñado para servir como una herramienta rápida y eficaz para que los médicos decidan cuándo administrar el plasma convaleciente para la COVID-19", afirma Petkova, profesora de los Departamentos de Salud de la Población y Psiquiatría Infantil y Adolescente de la NYU Langone

Para el estudio, los investigadores, entre los que figuran profesionales del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda, agruparon toda la información de los pacientes procedente de investigaciones clínicas más pequeñas y separadas sobre la terapia con plasma de convalecencia, incluidos los ensayos de la NYU Langone, la Facultad de Medicina Albert Einstein y el Centro Médico Montefiore, el Hospital General Zuckerberg de San Francisco y la Universidad de Pensilvania en Filadelfia.

Los investigadores esperaban que cualquier beneficio o desventaja del tratamiento fuera más fácil de detectar entre la mayor muestra posible de pacientes. Todos los ensayos fueron aleatorios y controlados, lo que significa que el paciente tenía una probabilidad aleatoria de ser asignado a recibir plasma de convalecencia o no recibirlo.

En el análisis se incluyeron datos de otro estudio multicéntrico estadounidense publicado por separado en diciembre de 2021 en 'JAMA Internal Medicine'. Ese estudio en 941 pacientes hospitalizados con COVID-19 mostró que los pacientes que recibían altas dosis de terapia de plasma de convalecencia y no tomaban otros medicamentos, como remdesivir o corticosteroides, tenían probabilidades de beneficiarse del tratamiento con plasma sanguíneo.

La coinvestigadora del estudio, la doctora Mila Ortigoza, profesora adjunta de los Departamentos de Medicina y Microbiología de la NYU Langone, afirma que estos resultados iniciales respaldan la idea de que el plasma de convalecencia podría ser una opción de tratamiento factible, especialmente cuando aún no se dispone de otras terapias, como ocurre al principio de una pandemia.

Además, el plasma de convalecencia recogido de donantes previamente infectados y posteriormente vacunados ('VaxPlasma') contendría anticuerpos en cantidad y diversidad suficientes que podrían proporcionar una protección adicional contra las variantes virales emergentes, dice Ortigoza.

Los virus suelen mutar genéticamente (adquieren cambios aleatorios en sus códigos de ADN o ARN) en el transcurso de cualquier pandemia. Por esta razón, el plasma de convalecencia tiene el potencial de ofrecer un tratamiento eficaz más rápidamente después de tales mutaciones que los tipos de tratamiento que tienden a ser menos eficaces con el tiempo y deben someterse a un proceso de rediseño para hacer frente a una nueva variante, como los tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Se comprueban los beneficios del plasma para algunos pacientes COVID-19
Comentarios