sábado. 25.05.2024

En España, se han producido 95.904 defunciones desde el 1 de junio según ha registrado el El Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, de las cuales 1.800 podrían haber sido causadas por las altas temperaturas. 

Dominic Royé, jefe de Ciencia de Datos de la Fundación para la Investigación de Clima (FIC), ha mejorado la metodología que sigue el sistema MoMo, ya que lleva siendo la misma desde los años 90. La complejidad a la que se está enfrentando es la relación entre la mortalidad y el grupo geográfico, el sexo y la edad, algo que hasta ahora no se tenía en cuenta sino que se calculaba la mortalidad a nivel nacional. 

La Mortalidad Atribuible en verano por Calor en España (MACE), ha relacionado las muertes recogidas por MoMo y las temperaturas calculadas por Aemet, estimando que desde el 1 de junio hasta el 22 de agosto se han producido 8.821 muertes, de las cuales 3.034 se han producido en los días de calor extremo. 

Según ha explicado Royé, la mortalidad se incrementa a partir de los 26,9ºC. Aunque en España no se ha alcanzado esa temperatura de media, en agosto si que ha llegado a los 26,2ºC. Además, añade que el calor no es la causa principal de la muerta sino que agrava los problemas o enfermedades que padezcan las personas. Así mismo, confirma que el problema del cambio climático no es el alcance de unas temperaturas cada vez más altas sino la subida de las mínimas. 

Los problemas para conciliar el sueño comienzan al superar los 24ºC por la noche. Aunque parezcan obvios, hay muchas consecuencias negativas sobre nuestro cuerpo cuando no descansamos bien, no solo la somnolencia o la falta de concentración, sino que también se pueden dar cambios hormonales, problemas en el sistema inmune, en la tensión arterial, etc. 

España ya registra 1.800 muertes a causa de las altas temperaturas