domingo 13/6/21

Una empresa española crea el embalaje necesario para mantener en frío la vacuna de Pfizer

Los embalajes llevan unos termógrafos que registran que incluso a 40 grados, en pleno verano, la vacuna sigue en la caja a -80 grados

Ensayos de la vacuna covid
Ensayos de la vacuna covid

Uno de los grandes inconvenientes de la vacuna del Covid de Pfizer es cómo mantenerla en la temperatura adecuada durante el tiempo necesario durante el transporte. Para que la vacuna pueda llegar a los sanitarios y estos puedan ponérsela a los ciudadanos, cosa que supone todo un reto logístico. Hay empresas españolas que son adecuadas para el diseño y producción de este tipo de embalajes y están trabajando en ello.  

Aviones y camiones súper refrigerados y repletos de sensores térmicos transportarán embalajes tan especiales como los que fabrica la empresa AP Grupo, que tiene filiales en todo el mundo y que garantiza que se mantenga la cadena de frío bajo cero necesaria para la conservación de la vacuna.

"Los ciudadanos deben estar tranquilos porque somo expertos en este tipo de embalaje de vacunas, llevamos trabajando en el sector más de 40 años. Ofrecer soluciones para el control y mantenimiento de la Cadena de Frío en la distribución de la Industria Farmacéutica es lo nuestro", asegura Javier del Pozo, técnico de laboratorio de AP Grupo. Por su aspecto, podrían parecer simples cajas de cartón comunes, pero su diseño garantiza que la vacuna llegue a la temperatura necesaria. Entre menos 70 y menos 80 grados en 48 horas. "La calidad de nuestros productos y servicios gozan de amplio reconocimiento en el sector de la Industria Farmacéutica y tenemos filiales por todo el mundo", asegura José Enrique Gómez, Director Técnico de AP Grupo. 

Por eso, nada se deja al azar con una tecnología de simulación tan precisa en cada caja para medir cuanto aguanta la temperatura del interior dependiendo las condiciones del exterior de la misma.  "Para ello, se hecha primero hielo seco en el fondo de la caja después se mete el producto y se cubre de nuevo con hielo seco así, se garantiza que la temperatura esté a -80 grados. Además garantizamos que puede llegar a cualquier punto de España en 48 horas. Aguanta sin ningún problema esas horas", explica Gómez. 

Todo este minucioso proceso lleva un seguimiento en tiempo real en unos ordenadores encargados de vigilar que se mantiene a la misma temperatura durante diferentes horas. Ahora esta tecnología está siendo adaptada. Quieren dar un paso más y hacer cajas más grandes para que por un lado quepan más vacunas dentro y por otro "que al llegar al centro de salud estas mismas cajas puedan servir de congelador que aguantarían entre 10 y 15 días", aseguran desde AP Grupo. Y también llevan unos termógrafos que registran que incluso a 40 grados, en pleno verano, la vacuna sigue en la caja a -80 grados al menos 48 horas. Son embalajes especiales que se usan para medicamentos muy específicos. Esta empresa es solo un paso más en la distribución farmacéutica, ellos venden las cajas con unas instrucciones muy precisas que van a garantizar que la vacuna de la covid-19 llegue a los ciudadanos en perfecto estado.