miércoles. 01.02.2023

Investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess han comparado los efectos de tres patrones alimentarios sobre el riesgo de los pacientes de sufrir un accidente cardiovascular en los diez años siguientes: la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), una dieta rica en frutas y verduras, y la dieta occidental, que suele ser baja en frutas y verduras y alta en grasas y sodio.

Los resultados del equipo, publicados en la revista científica 'The American Journal of Cardiology', sugieren que, si bien la dieta DASH y la dieta de frutas y verduras redujeron cada una de ellas las puntuaciones de riesgo en aproximadamente un 10 por ciento durante un periodo de ocho semanas, la dieta DASH confirió beneficios adicionales a las mujeres y a los adultos de raza negra en comparación con la dieta occidental.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen siendo la principal causa de muerte y se cobran más de 800.000 vidas al año. Una dieta sana es una de las estrategias clave del estilo de vida para reducir los factores de riesgo de las ECV, como la hipertensión arterial y los niveles de colesterol, y, en última instancia, prevenir la cardiopatía aterosclerótica, es decir, el endurecimiento y estrechamiento de las arterias causado por la acumulación de grasa que puede provocar un infarto y un ictus. Sin embargo, hay pocos datos para orientar las decisiones de los pacientes sobre qué dieta cardiosaludable adoptar.

"Mientras que los médicos y los pacientes se basan en los amplios datos disponibles a la hora de elegir el tratamiento farmacológico adecuado para prevenir la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, existen pocas pruebas que informen sobre las expectativas de reducción del riesgo de las intervenciones establecidas en el estilo de vida. Nuestro estudio sugiere que los beneficios asociados a estas dietas pueden variar según el sexo y la raza. Mientras que una dieta rica en frutas y verduras produjo reducciones en el riesgo para las mujeres y los participantes negros, el efecto con la dieta DASH fue dos veces mayor en las mujeres y cuatro veces mayor en los adultos negros", ha comentado uno de los responsables de la investigación, Stephen P. Jurashcek.

Para determinar el efecto de las distintas dietas sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica de un individuo, Juraschek y sus colegas obtuvieron datos de 459 adultos de entre 22 y 75 años que participaron en el ensayo DASH original entre 1994 y 1996.

Los participantes, que eran aproximadamente la mitad mujeres y la mitad negros, fueron asignados al azar a una de las tres dietas durante ocho semanas.

La dieta de control era rica en grasas totales, grasas saturadas y colesterol. La dieta de frutas y verduras proporcionaba más productos, pero no se diferenciaba significativamente de la dieta de control. La dieta DASH también aportaba más fruta y verdura, pero hacía hincapié en los cereales integrales, las proteínas magras, los frutos secos y los lácteos bajos en grasa, al tiempo que reducía las grasas, las grasas saturadas, el colesterol y el azúcar.

Publicado por primera vez en 1997, el ensayo DASH demostró que, entre los adultos con presión arterial elevada e hipertensión, la dieta DASH no sólo redujo la presión arterial sistólica, sino también los niveles de colesterol HDL, en comparación con la dieta de control. Se demostró que una dieta rica en frutas y verduras reducía la presión arterial sistólica en menor medida, pero también mejoraba los niveles de colesterol HDL.

Cuando Juraschek y sus colegas compararon los datos, descubrieron que tanto la dieta DASH como la dieta de frutas y verduras habían reducido el riesgo de los participantes de padecer enfermedades cardiovasculares ateroscleróticas durante 10 años en aproximadamente un 10 por ciento en general.

Sin embargo, el efecto no fue consistente en todos los aspectos demográficos. La dieta DASH redujo la puntuación de riesgo a 10 años entre las mujeres en casi un 13 por ciento, en comparación con poco más del 6 por ciento entre los hombres. Además, DASH redujo la puntuación de riesgo a 10 años en casi un 14 por ciento entre los adultos de raza negra, frente a sólo un tres por ciento entre los adultos que no son de raza negra.

"Los hallazgos podrían tener importantes implicaciones para los profesionales clínicos y los responsables políticos por igual. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en las mujeres y la hipertensión también está más fuertemente relacionada con la insuficiencia cardíaca y la muerte en las mujeres que en los hombres. También sabemos que las mujeres son menos propensas a recibir terapias de modificación de los factores de riesgo, como las estatinas, por lo que nuestro hallazgo de que DASH puede ser más eficaz entre las mujeres es relevante para el asesoramiento sobre el estilo de vida en este grupo", ha destacado otro de los autores, Sun Young Jeong.

La dieta puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular en un 10%
Comentarios