domingo 17/1/21

Denuncian la situación de las doctoras de Urgencias del Reina Sofía: "se está volviendo insostenible"

Doctora Navarro. ARCHIVO
Doctora Navarro. ARCHIVO

En opinión de UGT, "ser mujer y ejercer la medicina en el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba se está volviendo insostenible". Ya no es suficiente  que tengan que cargar con el propio estrés que puede generar la atención a pacientes con patologías graves, más el que puede derivarse de la lucha titánica que están librando contra el COVID 19, sino que además hay que cargar con  los propios problemas idiosincrásicos de esta unidad, como son la sobrecarga asistencial, los contratiempos burocráticos, los derivados del sistema, la precariedad laboral, la falta de planificación, la mala gestión o la perpetuidad en la ineficaz organización de cuadrantes, turnos y permisos del Servicio de Urgencias.

Desde hace unos años se está librando una batalla de género para salvaguardar los derechos laborales de las mujeres que trabajan como facultativas (médicas), que también son madres con hijos que demandan una atención y, algunos de ellos, también precisan cuidados especiales, según indica el sindicato UGT en una nota. "Estas trabajadoras, en uso de sus derechos, están en reducción de jornada que les permite atender a sus tareas familiares. A estas facultativas, con una reducción de un tercio de su jornada laboral ordinaria, les supone una disminución considerable de su sueldo anual, que no solamente se realiza sobre su nómina ordinaria, sino además sobre otros complementos, así como sobre las retribuciones extraordinarias".

Desde UGT tenemos que denunciar que el jefe del Servicio de Urgencias del hospital lleva años mal gestionando la unidad de urgencias mejor dotada de médicos de toda Andalucía. A pesar de no tener problema por el número de médicos con los que cuenta esta unidad, se viene realizando una gestión caprichosa, siendo la jefatura de esta unidad quien genera el caos, la desigualdad y la discriminación. En UGT hemos podido constatar la incapacidad de una gestión en igualdad,  respetando las normas y derechos de los/as trabajadores/as. Así, desde la jefatura de servicio se lleva tiempo discriminando y minando la moral y los derechos de estas trabajadoras, por el simple hecho de ser mujeres, madres y por hacer uso de sus derechos. 

Para UGT, los problemas enquistados por la ineficaz gestión de urgencias esconden una trampa tan injusta como siniestra para estas trabajadoras, y es que los salientes de guardia no se les computan como jornada de 7 horas, sino que se les aplica la reducción del tercio también en los mismos. Es decir, se computan los salientes de guardia a solo 4´66 horas de jornada laboral. Cuestión esta ya solucionada por el Tribunal Constitucional sentencia 79/2020, publicada en el BOE número 207, de 31 de julio de 2020, páginas 62374 a 62387), ante recurso de amparo de una facultativa del Servicio de Urgencias de un Hospital público de Málaga. 

Para UGT, el jefe del Servicio de Urgencias sigue incumpliendo la jurisprudencia como castigo por ejercer el derecho al cuidado de hijos de estas madres trabajadoras, a pesar de ser conocedor de la citada sentencia. Esta tendenciosa e injusta forma de cálculo se aplica además en otros permisos como los asuntos particulares, permisos por ingreso de familiar, por fallecimiento, por traslado de domicilio o consulta médica, ente otros. De tal manera que estas jornadas que para un trabajador no reducido computarían como 7 horas trabajadas, para las personas reducidas cuentan solo 4,66 horas. Pero ahondando aún más en los problemas de esta unidad,  hay indicios claros de un presunto abuso de poder en la gestión a través del miedo, o las presuntas amenazas de no renovar contratos eventuales de los facultativos/as, de no conceder Comisiones de Servicio tras las últimas oposiciones, no aprobar los permisos y licencias, etcétera. Cuestiones estas que se utilizan de forma tendenciosa para modelar la voluntad de algunos trabajadores/as.

Esta circunstancia, además, se ve agravada conforme aumenta el número de guardias médicas. Es por ello que, al final de cada año y normalmente coincidiendo con la época navideña, en donde los cuidados familiares se hacen aún si cabe más precisos por las vacaciones escolares, la Jefatura de la Unidad les obliga a prescindir de varios días que inicialmente ya habían sido concedidos, a expensas de la Dirección de Personal y de la Dirección-Gerencia.

En UGT estiman "que si una jornada de guardia no se reduce, no hay reducción de la penosidad y, por lo tanto, no hay justificación para reducir las horas remuneradas de la jornada de descanso por haber realizado esa guardia. Esta situación vulnera su derecho de igualdad al asignársele unos periodos de descanso retribuido al salir de guardia distintos al de sus compañeros médicos que no disfrutan de una reducción de jornada". 

Esta circunstancia ha sido comunicada reiteradamente a gerencia del hospital, de forma verbal, escrita y a través de UGT y de las propias profesionales. A día de hoy, no se ha mostrado predisposición alguna de solucionarlo, según el sindicato, es más, las facultativas han sido presuntamente presionadas por sus jefes a renunciar a su derecho. 

Desde UGT aplaudimos el valor y valentía de estas profesionales que están entregando todo por los ciudadanos en esta pandemia, por sus familias, y por ser un ejemplo de lucha y reivindicación ante sus compañeros/as y el resto de trabajadores/as del SAS. Los servicios jurídicos de UGT están estudiando las circunstancias de estas trabajadoras, y emprenderemos las acciones legales necesarias.

Comentarios