lunes 18/10/21

Consumir 3 o 4 cervezas al día podría reducir el efecto de la vacuna, según un estudio

Terrazas en La Corredera. / José León.
Terrazas en La Corredera. / José León.

Según expertos, la ingesta excesiva de alcohol puede dificultar la creación de anticuerpos. Aunque la gente quiera celebrar el avance de la vacunación, el consumo de alcohol no es la mejor forma. Aunque beber poco alcohol, como una caña o una copa de vino no tiene por qué influir en el desarrollo de anticuerpos que provocan la vacuna, el peligro aumenta cuando se trata de grandes ingestas de alcohol, como varias copas o hacerlo todos los días.

Según el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol de Estados Unidos un consumo excesivo son cuatro unidades de alcohol estándar en un día para los hombres y tres para las mujeres.

Pero es complicado establecer cantidades para la gente de forma generalizada, ya que depende de la masa corporal de cada persona. Pero si bebes todos los dias cerveza, puede que la respuesta inmune sea peor. Los hombres que toman dos tercios de esta al día, o las mujeres que toman uno, podrían no desarrollar anticuerpos con la vacuna

Menos linfocitos tras consumir alcohol

Ronx Ikharia, una especialista en medicina de emergencias, ha realizado recientemente un experimento en Estados Unidos, grabado y emitido en la BBC. Este consistió en tomar una muestra de sangre antes y después de beber tres vasos de vino.

Tras analizar su sangre, la doctora descubrió que en la muestra que se tomó después de beber alcohol los niveles de linfocitos blancos en la sangre eran de la mitad que antes de consumir. El sistema inmunitario no es capaz de responder igual. Si existe un consumo crónico estarás menos protegido de cualquier virus.

Abstinencia en Rusia para vacunarse

En Rusia ya advirtieron a finales de 2020 de que no se puede beber ni antes, ni despues, ni durante la vacuna. En un país con unas tasas de alcoholismo tan altas, las recomendaciones de las autoridades eran claras en cuanto a no beber alcohol tras recibir la vacuna. Primero hablaron de 42 días de abstinencia, tres semanas entre cada dosis de Sputnik-V y otras tres semanas después de la segunda inyección. Pero Popova ha aumentado el plazo a 56 días, ya que alega que al menos son necesarias dos semanas para que se prepare le organismo.

Comentarios