sábado 4/12/21

Un estudio ha confirmado que los índices de enfermedades cardíacas y diabetes entre los consumidores de sustancias psicodélicas clásicas, como la psilocibina o el MDMA, son más bajos en comparación con el público en general.

A partir de los datos de una encuesta realizada a 375.000 estadounidenses -con los resultados controlados en función de la edad, el sexo, el estado civil, el nivel de ingresos, el nivel de educación, la raza y el consumo de otros tipos de drogas- se descubrió que los no consumidores de estas sustancias tenían el doble de probabilidades (entre el 2,3% y el 4,5%) de padecer enfermedades cardíacas y casi el doble de probabilidades (entre el 3,95% y el 7,7%) de desarrollar diabetes.

Aunque no hay pruebas de una asociación química para esta reducción, ya que la psilocibina u otras sustancias psicodélicas realmente no actúan mucho sobre nuestros sistemas metabólicos o cardiovasculares, los resultados podrían ser de naturaleza conductual, ya que el uso de estas sustancias se asocia normalmente con grandes cambios en el estilo de vida, incluso cuando se toman sólo una vez.

Esto podría implicar la decisión de hacer más ejercicio, dejar de fumar, beber menos, u otras decisiones impactantes que podrían ser difíciles sin la ayuda de lo que muchos ven como la sabiduría de los psicodélicos.

Se prevé que para 2030, la mitad de los estadounidenses serán diabéticos o prediabéticos, y teniendo en cuenta que muchos de estos casos son totalmente prevenibles, las alteraciones del comportamiento podrían ser mucho más importantes e impactantes que las ayudas farmacéuticas.

Los datos, procedentes de la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud, preguntaban a los participantes si habían consumido alguna vez las clásicas sustancias psicodélicas DMT, ayahuasca, LSD, MDMA, mescalina, peyote o psilocibina, y si se les había diagnosticado alguna enfermedad cardíaca o diabetes en el último año.

Una posible explicación es que medicamentos como la DMT y la psilocibina activan los receptores de serotonina, que pueden actuar potencialmente como supresores del apetito, reduciendo los antojos. Sin embargo, tendría que haber un uso suficientemente frecuente de estos compuestos para tener un impacto duradero en el peso corporal, los lípidos en sangre u otras mediciones cardiometabólicas.

"Los hallazgos son novedosos y se basan en resultados anteriores sobre las asociaciones entre el uso clásico de psicodélicos a lo largo de la vida y varios marcadores de salud física", escribieron los autores en su artículo, señalando los inconvenientes del estudio, específicamente que la naturaleza transversal hace imposible determinar la causalidad.

"La dirección de la causalidad sigue siendo desconocida", dijo el autor principal, Otto Simonsson, a Psypost. "Se necesitan futuros ensayos con diseños doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo para establecer si el uso clásico de psicodélicos puede reducir el riesgo de enfermedades cardiometabólicas y, si es así, a través de qué mecanismos".

Los consumidores de psicotrópicos sufren menos enfermedades cardíacas y diabetes
Comentarios