miércoles 27/10/21

Avances en uno de los cánceres más letales: El Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas ya ha realizado 686 evaluaciones a 305 pacientes

32C2977C-6B29-4525-AA0F-EA4B3BC22633
Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas

Las células cancerígenas juegan con tener una apariencia normal, con la diferencia de que proliferan de manera desenfrenada. Precisamente, esta apariencia hace que a veces el sistema inmunitario no sea capaz de detectarlas y no genere ninguna respuesta inflamatoria como haría con cualquier otro agente extraño. Esto provoca que, en las primeras etapas, muchos tumores sean invisibles e indoloros. El cáncer de páncreas es especialmente silencioso. Crece sin dejar huella y en muchos casos, cuando avisa, se detecta en una fase avanzada. Actualmente, es el tercer tumor más letal en el Estado y en el mundo, y las perspectivas son que la próxima década pase a ser la segunda causa de muerte por cáncer. Pese a los adelantos en el diagnóstico y los nuevos tratamientos, la supervivencia global a cinco años es de un 9%.

En el Estado, se diagnostican cada año 8.300 casos de cáncer de páncreas, 1.300 en Cataluña. Aproximadamente, solo un 20% se puede operar. El 40% de los pacientes ha hecho metástasis y el otro 40% tiene el tumor localizado, pero en estadio localmente avanzado a causa de la afectación de arterias y venas. Los adenocarcinomas localmente avanzados son inoperables con las técnicas tradicionales y hasta ahora se ofrecía quimioterapia paliativa. En esta etapa inicial, es fundamental la evaluación multidisciplinar del paciente, donde convergen cirujanos, oncólogos, radiólogos y anatomopatólogos expertos en tumores pancreáticos.

“El objetivo del Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas del Hospital Universitari Vall d’Hebron es estudiar cada caso de manera individualizada por parte de expertos de diferentes campos”, señala el Dr. Joaquim Balsells, jefe clínico de la Unidad de Cirugía Pancreática de Vall d’Hebron e investigador del’ Área de Enfermedades Digestivas y Hepáticas del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR). El comité está formado por profesionales de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes; Oncología Médica; Unidad de Endoscopia Digestiva; Gastroenterología y Aparato Digestivo; Radiología; Radiología Intervencionista; Anatomía Patológica; Nutrición y Oncología Radioterápica. Juntos consensuan la mejor opción terapéutica, tanto en los casos operables como en los no operables, es decir en los localmente avanzados o metastásicos.

Entre enero de 2019 y marzo de 2021, el Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas ha realizado 686 evaluaciones a un global de 305 pacientes. “Entre un 50 y 60% de estos pacientes buscaban una segunda opinión”, destaca la Dra. Elizabeth Pando, adjunta de la Unidad de Cirugía Pancreática del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes de Vall d’Hebron e investigadora del Área de Enfermedades Digestivas y Hepáticas del VHIR. “Un 40% se incluyó dentro de un ensayo clínico y un 30% pudo pasar por quirófano”, añade la Dra. Teresa Macarulla, jefe de la Unidad del Programa de Cáncer Gastrointestinal del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigadora principal del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del Vall d’Hebrón Instituto de Oncología (VHIO).

Ante un cáncer de páncreas localmente avanzado, el abordaje multidisciplinar es importante. “No se tiene que descartar ninguna oportunidad de controlar la enfermedad, más allá de la quimioterapia sistémica”, destaca la Dra. Elizabeth Pando. “Podemos estudiar la inclusión en ensayos clínicos en fase III o tratamientos de terapia personalizada, y en el mejor de los diagnósticos, la extirpación quirúrgica del tumor con técnicas avanzadas como resecciones vasculares complejas –en casos seleccionados que presentan estabilidad o respuesta al tratamiento sistémico–. También tratamientos complementarios dentro de un ensayo clínico, como la radiofrecuencia o la radioterapia en casos no resecables, u otras opciones de ensayos clínico en casos de progresión del tumor”, añade.

A diferencia otros tumores, este cáncer es difícil de tratar porque está escondido dentro del estroma, un tejido fibroso que protege y alimenta las células tumorales, que dificulta la entrada de fármacos. Este tejido además tiene células immunosupresoras que bloquean la entrada de las células del mismo sistema inmune que tienen que defender el organismo de los agentes malignos. “Uno de los retos es desarrollar nuevas técnicas para traspasar este escudo y llegar al tumor”, admite la Dra. Teresa Macarulla.

Confianza en la investigación
Un aspecto clave del Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas es la investigación. En los casos en que el paciente no se puede beneficiar de alguno de los tratamientos aprobados, el Comité evalúa si se puede beneficiar de algún tratamiento en fase de estudio y esto se vehiculiza a través de una Task Force coordinada por el Vall d’Hebron Institut d’Oncologia (VHIO). Como explica la Dra. Elisabeth Pando, “los ensayos clínicos abren la puerta a nuevas estrategias terapéuticas para uno de los tumores más agresivos”. La colaboración dentro del Campus Vall d’Hebron entre el Hospital Universitari Vall d’Hebron, el Valle d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) y el Vall d’ Hebron Instituto de Oncología (VHIO) permite hacer una investigación translacional, es decir, una investigación que tiene una aplicación y beneficio directos en los pacientes. “Una pieza clave en este proceso son la Unidad de Investigación en Terapia Molecular (UITM) -Caixa Research, el Programa de Preescreening Molecular y el Grupo de Genómica del Cáncer, todos liderados por el VHIO, que son referentes para el estudio de la genómica tumoral», apunta la Dra. Helena Verdaguer, adjunta del Servicio de Oncología Médica e investigadora del VHIO. Todo esto, convierte Vall d’Hebron en el centro del Estado que combina una amplia oferta asistencial e investigación de alta calidad, para pacientes con cáncer de páncreas.

Uno de los principales ensayos clínicos en el que participa este equipo multidisciplinar con un adenocarcinoma de páncreas localmente avanzado es una cirugía pionera con radiofrecuencia intraoperatoria (Ensayo PELICAN). “Con esta técnica, la aguja consigue romper el escudo del estroma y permite aplicar temperaturas de 80 grados directamente a la zona tumoral. Estas temperaturas queman el tumor y matan las células malignas con el objetivo de reducir el volumen tumoral y estimular la respuesta inmunitaria”, explica la Dra. Elisabeth Pando. Hasta ahora, 27 pacientes han sido evaluados como candidatos potenciales para este tratamiento en que participa Vall d’ Hebron: “Es un estudio único, porque no se ha realizado hasta ahora un ensayo en fase III que compare una técnica de ablación añadida a la quimioterapia con quimioterapia sola”, explica la Dra. Elizabeth Pando. El Comité Multidisciplinar de Cáncer de Páncreas ha incluido 11 pacientes en este ensayo que permite mejorar el pronóstico de este tumor. Ninguno tuvo complicaciones quirúrgicas. El estudio sigue en activo y se espera que finalice este diciembre. “Si confirmamos que esta terapia ofrece beneficios a los pacientes con adenocarcinoma de páncreas avanzado, podríamos tener una técnica que mejore el pronóstico de este tumor”, apunta la Dra. Elizabeth Pando.

Otro ejemplo de la relevancia de la investigación en este Comité es el ensayo en fase II que puerta por nombre COMBATE, que abre la puerta a tratar este tumor con inmunoterapia. Recientemente, se ha publicado un estudio en la revista Nature con buenos resultados. “Es la primera vez que una inmunoterapia responde ante este tumor”, explica la Dra. Teresa Macarulla, que participa en este estudio multicéntrico.

Actualmente, Vall d’Hebron es el centro del Estado con más ensayos clínicos en marcha para pacientes con cáncer de páncreas localmente avanzado.

El cáncer de páncreas es un tumor que suele aparecer a partir de los 65 años. Los casos aumentan con la edad y tiende a presentarse más en hombres. Se puede reducir el riesgo llevando un estilo de vida saludable, con ejercicio rutinario, hábitos alimentarios equilibrados, con poco consumo de carnes rojas y grasas animales, así como evitando el consumo de alcohol y de tabaco. Aun así, en un porcentaje de casos hay mutaciones genéticas germinales que pueden predisponer a desarrollar este tipo de tumor en edades más tempranas.

Comentarios