martes. 29.11.2022

Alberto Borobia, responsable de los ensayos de la vacuna en el Hospital de La Paz: "Reacciones adversas graves que comprometan la vida de los voluntarios no son esperables, porque si no, no se hubiera autorizado su administración en humanos"

Alberto Borovia al centro junto a su equipo
Alberto Borovia al centro junto a su equipo

La vacuna experimental contra la COVID-19 de Janssen, farmacéutica que pertenece al gigante estadounidense Johnson & Johnson, se ha convertido en la primera cuyos ensayos clínicos se están desarrollando en  España. Las pruebas en humanos se desarrollarán durante los próximos meses en el hospital Marqués de Valdecilla de Santander y en los centros madrileños de La Paz y La Princesa, dentro de la fase 2 de ensayos clínicos con personas voluntarias. Dos de ellas, Ernesto y David, reclutados por el Hospital La Princesa, han contado a TVE las motivaciones que les han empujado a participar en este proyecto.

"Lo hago por espíritu de servicio. La verdad es que pedían voluntarios y no me lo pensé. Salió natural", manifiesta al Telediario David, uno de los casi 200 voluntarios a los que se inoculará este prototipo de vacuna en España.

En el caso de Ernesto, la importancia que ha tenido la ciencia médica para superar la enfermedad de un ser querido ha sido uno de los principales motivos que le han llevado a ofrecerse como voluntario. "Mi mujer me apoya, ya que ella ha pasado una enfermedad difícil y gracias a la investigación ahora está fenomenal", ha narrado, dejando claro que si ha dado un paso adelante ha sido porque "alguien lo tenía que hacer".

La fase 2 de ensayos clínicos de la vacuna de Janssen comprende dos grupos de edad: uno de 18 a 55 años y otro de 65 años en adelante. Se suministrará a los voluntarios tres dosis, de diferentes cuantías en función del grupo. Con el objetivo de conocer el mejor intervalo de administración, también se probarán distintos espacios entre las dosis: tiempo cero, un mes y dos meses. 

Efectos secundarios graves muy infrecuentes

Aunque la investigación no está exenta de riesgos, los voluntarios saben que los efectos secundarios graves son muy infrecuentes. "Reacciones adversas graves que comprometan la vida de los voluntarios no son esperables, porque si no, no se hubiera autorizado su administración en humanos", explica Alberto Borobia, responsable del estudio en el hospital de La Paz. Este doctor, que es el investigador principal del ensayo en España, deja claro que "no deja de ser un desarrollo clínico de un producto en investigación".

Estar sanos, no haber tenido la COVID-19 y aceptar unas condiciones para un ensayo clínico han sido los requisitos de estos voluntarios para probar la vacuna. La farmacéutica asegura que los resultados preclínicos "han demostrado que da muy buena protección frente al coronavirus porque previene la replicación del virus en distintos niveles de las vías respiratorias".

Además de España, el ensayo se realizará en Bélgica y Alemania. En total participarán 550 voluntarios sanos de los tres países europeos para evaluar el rango de las dosis y las diferentes pautas de administración. La fase 1 se ha llevado a cabo en Estados Unidos y Bélgica, y no se espera que la fase 3 -en la que participarán miles de voluntarios- arranque antes de 5 meses. Tal y como indican los expertos, si se desarrolla según los tiempos previstos, los resultados de este ensayo clínico no llegarían antes de "pasados al menos 6 o 7 meses.

La vacuna experimental de Janssen, denominada Ad26.COV2.S, emplea un enfoque basado en un adenovirus recombinante no replicativo, modificado genéticamente para expresar como vector una de las proteínas del coronavirus para generar una respuesta inmunológica en el organismo humano.

Alberto Borobia, responsable de los ensayos de la vacuna en el Hospital de La Paz:...
Comentarios