jueves 25/2/21

Comienza un ensayo clínico en personas que administra inmunoglobulinas para prevenir los efectos secundarios del COVID-19

Se utilizará un suplemento nutricional basado en suero bovino, muy rico en inmunoglobulinas, anticuerpos de importancia vital que circulan por el torrente sanguíneo y que actúan sobre uno de los principales reservorios del virus, el intestino.
Silvia_Castaneda_Imma_Lopez_Montesinos_Elena_Sendra_Juan_Pablo_Horcajada_Robert_Guerri
Imagen de izquierda a derecha: Silvia Castañeda, Inmaculada López-Montesinos, Elena Sendra, Juan Pablo Horcajada y Robert Güerri. Fuente: Hospital del Mar.

El Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), el Hospital del Mar, la Universidad de California-Davis y la Universidad de Texas impulsan un ensayo clínico para analizar la utilidad de la administración de un suplemento alimentario para evitar los peores efectos secundarios de la COVID-19. Se trata de inmunoglobulinas de origen bovino, que, en modelos animales, han demostrado su utilidad para reducir la inflamación provocada por la infección, la progresión a formas más graves de la enfermedad y el síndrome post-COVID. Los primeros pacientes que participan en el estudio PICNIC (siglas en inglés de estudio aleatorio para evaluar el impacto de EnteraGam en pacientes con COVID-19) ya están tomando dos dosis diarias de este suplemento.

El Dr. Robert Güerri, investigador principal del ensayo, miembro del Grupo de investigación en Patología infecciosa y antimicrobianos del IMIM-Hospital del Mar y jefe de sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, explica que "lo que quiere el tratamiento es secuestrar y ayudar a eliminar el virus de uno de los reservorios principales que hay en el cuerpo, el intestino". La presencia del SARS-CoV-2 en esta parte del cuerpo se debe al hecho que su tejido expresa en gran cantidad uno de los receptores, la enzima ACE2, que utiliza el virus para entrar en las células humanas y reproducirse.

El suplemento alimentario (EnteraGam, fabricado por la compañía EnteraHealth, de los Estados Unidos), está basado en suero bovino (leche o calostro de vacas), muy rico en inmunoglobulinas, també conocidas como anticuerpos, uno de los elementos que utiliza el sistema inmunitario para detectar e identificar virus y bacterias nocivos. El producto está liofilizado, hecho que permite que, al llegar al estómago, las inmunoglobulinas recuperen su forma original y puedan así llevar a cabo su trabajo, identificar las proteínas del virus y alertar al sistema inmunitario de su presencia.

Complementar el tratamiento habitual

Este abordaje no substituye a los tratamientos que ya se dan a los pacientes con COVID-19, sino que los complementa y refuerza. Los pacientes toman el suplemento por vía oral, dos veces al día, durante dos semanas y se les hace un seguimiento durante dos semanas más. En total, el ensayo analizará 420 pacientes, de los cuales, 280 tomarán EnteraGam. La hipótesis de los investigadores, ya demostrada en modelos animales, es que su ingesta "pueda hacer disminuir el riesgo de progresión de formas leves de la enfermedad, que ahora no reciben ningún tratamiento específico, a formas más graves, así como la inflamación, que provoca la llamada tormenta de citoquinas, y los efectos secundarios de la COVID-19, el llamado síndrome post-COVID-19", explica el Dr. Güerri.

Los beneficios de esta opción se deben a tres mecanismos, como explica el Dr. David Asmuth, Profesor de Medicina en el Departamento de Medicina Interna de la Universidad de California-Davis y uno de los impulsores del ensayo. "Un experimento con coronavirus bovino en terneros mostró un efecto protector significativo en los casos que recibieron inmunoglobulinas a través del suero bovino, probablemente a causa de la unión de anticuerpos antivirales. En segundo lugar, el suero bovino con inmunoglobulinas reduce la inflamación sistémica en las infecciones intestinales virales. Por último, muchos pacientes con COVID-19 presentan síntomas relacionados con el sistema digestivo y este suplemento alimentario podría abordar estos síntomas directamente y reducir así la propagación sistémica del SARS-CoV-2 desde este punto del cuerpo".

Como apunta el Dr. Asmuth, "el eje inmunológico intestinos-pulmones está bien descrito y los datos in vivo ya han demostrado un impacto beneficioso del suero bovino rico en inmunoglobulinas sobre la enfermedad pulmonar en modelos similares en el proceso de la COVID-19".