domingo. 14.07.2024

Un estudio del grupo Nutrisam (Nutrición y Salud Mental) de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona ha concluido que consumir más pescado del recomendado en el embarazo se asocia a problemas en el desarrollo cognitivo del hijo, informa la URV este jueves en un comunicado.

La investigación, publicada en la revista 'Toxics', ha analizado 460 parejas de madre e hijo y los resultados han asociado la exposición a tóxicos procedentes del pescado --arsénico inorgánico, metilmercurio, bifenilos policloratos con efecto dioxina (DL-PCB) y bifenilos policloratos no similares a las dioxinas (NDL-PCB)-- a un peor desarrollo del lenguaje de los hijos.

Los resultados han comprobado que esta afectación se produce cuando el consumo de pescado está por encima de las recomendaciones (71 gramos al día), mientras que cuando la ingesta está dentro de lo recomendado durante el embarazo no se relaciona con ninguna mejora ni empeoramiento del desarrollo del lenguaje.

EFECTOS DE LOS TÓXICOS

Las asociaciones negativas vistas en el estudio pueden tener que ver con el hecho de que el arsénico inorgánico y el metilmercurio promueven el estrés oxidativo y provocan neuroinflamación, "lo cual puede afectar las funciones cerebrales cruciales para el desarrollo del lenguaje".

Por otro lado, los DL-PCB pueden alterar el volumen regional del cerebro y los NDL-PCB pueden alterar procesos celulares en el cerebro, como por ejemplo la homeostasis del calcio (mecanismo por el cual el organismo mantiene adecuados niveles de calcio), que también puede conducir a déficits del lenguaje.

Según los investigadores, los resultados "ponen de manifiesto la importancia de adherirse a las recomendaciones de consumo de pescado durante el embarazo" para garantizar un correcto desarrollo cognitivo de la descendencia, así como implementar estrategias de salud pública para controlar y reducir la presencia de tóxicos en el pescado.

Comer demasiado pescado en el embarazo se asocia con peor desarrollo cognitivo