miércoles. 17.04.2024

Este hallazgo es un cambio de paradigma en cuanto al desarrollo del proceso metastásico se refiere y puede contribuir, no sólo a un mejor entendimiento del proceso tumoral, sino también al desarrollo de tratamientos dirigidos a interceptar el proceso de diseminación tumoral y, por tanto, de la aparición de la metástasis.

Las metástasis es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer, debido a la liberación de células tumorales de un tumor primario, en el torrente sanguíneo donde pueden viajar a otro órgano y crear un tumor secundario.

Estas células se conocen como Células Tumorales Circulantes (CTC) y, a pesar de ser conocidas por su valor pronóstico y predictivo, se sabe poco sobre su biología. Las CTC son capaces, no sólo de desprenderse de la masa tumoral, sino también de sobrevivir al ataque del sistema inmunitario y colonizar órganos distantes.

Este equipo de científicos del Instituto de Investigación Biosanitaria , la Universidad de Granada, GENYO y el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada han demostrado por primera vez que las plaquetas son capaces de transferir biomoléculas como lípidos, proteínas y ARN a las CTC, ayudándolas a pasar desapercibidas en el torrente sanguíneo.

Dicho de otra forma, las células tumorales cogen parte de la configuración de las plaquetas para hacer creer al organismo que son plaquetas y burlarlo para conquistar otros órganos.

Por lo tanto, este trabajo de investigación de Granada pone de manifiesto cómo las plaquetas pueden modificar fenotípica, genética y funcionalmente a las células tumorales, indicando cuáles podrían tener una función crucial en la metástasis al interactuar y modificar las Células Tumorales Circulantes.

Descubren cómo se camuflan las células tumorales en el torrente sanguíneo