lunes. 17.06.2024

Los cangrejos herradura son una especie ha habitado nuestro planeta durante 450 millones de años, manteniendo su anatomía prácticamente inalterada. Su caparazón, esconde un poder excepcional: la sangre azul, con la que pueden detectarse muchas enfermedades y utilizada en productos médicos como las vacunas contra el COVID-19. 

Se trata de una de las especies más antiguas de nuestro planeta, mucho más que los dinosaurios. Sus características físicas apenas han cambiado durante los cientos de millones de años que lleva habitando la Tierra, por lo que hace parte de un grupo reducido de especies llamadas "fósiles vivientes". Su resistencia se debe precisamente a su anatomía, que les hacen casi invulnerables frente a la mayoría de los depredadores naturales. Excepto por uno: el ser humano.

Los cangrejos herradura enfrentan una amenaza seria: el ser humano. Las cualidades médicas de su sangre azul hacen que sea una especie de valor extremadamente alto en el mercado. La industria de la salud utiliza estos animales, con ciertas restricciones para evitar su extinción. No obstante, a pesar de las medidas, se estima que más de 100.000 cangrejos herradura mueren cada año debido al brutal proceso de extracción de su valiosa sangre.

Las compañías estadounidenses han aumentado gradualmente sus extracciones de sangre de cangrejos herradura cada año. En 2020, se capturaron casi 700,000 cangrejos a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos y se trasladaron a laboratorios para obtener su sangre. Según estimaciones de la Comisión de Pesca Marina de los Estados del Atlántico (ASMFC), que supervisa la industria del cangrejo herradura, más de 100,000 de estos cangrejos murieron durante el proceso.

La sangre de estos arácnidos, altamente sensible a las toxinas, es la única fuente natural conocida de lisado de amebocitos. Este agente coagulante se utiliza para detectar endotoxinas peligrosas en diversos productos médicos para humanos, como la insulina, los dispositivos intravenosos y las vacunas contra la COVID-19 según National Geographic. 

El Cangrejo Herradura: El fósil viviente que salva vidas con su sangre azul